Leonardo Madelón puso un manto de duda sobre su futuro

Lo dijo. Es posible que luego haya querido minimizarlo y que la última expresión eche por tierra la duda que instaló unos segundos antes. Pero cuando Madelón habló del viaje de sus colaboradores a Mar del Plata para buscar campos de entrenamiento para la pretemporada, dijo claramente: “ojalá la pretemporada sea conmigo, y si no, será con el que venga”. Enseguida, casi pretendiendo impedir que se pueda entender otra cosa, el técnico tatengue expresó contundentemente: “Tengo contrato hasta junio y está todo bien”... Pero... A la duda la instaló.

Es cierto que Madelón tiene contrato hasta junio, pero también es verdad que el fútbol es muy dinámico y el panorama que se abre de cara al futuro es diferente al que Madelón tenía cuando renovó su vínculo con el club. Hoy Unión está firme en Primera, mantuvo la categoría, clasificó para la Liguilla y tiene las posibilidades intactas de entrar por primera vez en su historia en una copa internacional.

No hay, desde lo legal, apuro por renovar el contrato del técnico. Pero una cosa es trabajar con la meta puesta en el mediano plazo de medio año, que hacerlo con una postura más clara —desde él mismo y desde la dirigencia— de apostar a un proyecto que no se termine con el próximo torneo (el que empezará el 7 de febrero que viene y será de apenas 14 o 15 fechas), sino que apunte a algo más consistente en cuánto al tiempo y los objetivos.

Madelón viene tirando algunas puntas con sus declaraciones. Por ejemplo, en el partido pasado habló de un presupuesto bajo, porque sabe que Unión no ha cometido ninguna locura en el armado de este plantel ni tampoco en el arreglo de los contratos. No es de los que menos paga, pero lejos está de los que más pagan. Esto le permitió tener un año bastante tranquilo, sin muchos sobresaltos. Pero hay varios contratos que ahora se terminan y que el técnico pretende que se renueven. Leo Sánchez, Villar, Matías Sánchez son tres casos testigo. A eso se debe sumar la situación de Malcorra por aquél “compromiso” de atender ofertas que puedan llegar para no “atarlo” a que continúe a pesar de que le quedan un par de años de contrato, más García Guerreño y el bajo nivel que el equipo tuvo del medio hacia adelante, con delanteros que llegaron y sumaron muy poco (Riaño y los dos Castro).

Al margen de todo esto, el técnico habló anoche en Sarandí luego del partido y dejó algunas frases del partido y también del presente de su equipo:

* “Paré en la cancha al equipo que quería ver. A mí me sirve mucho para analizar y para sacar conclusiones. Algunos aprovecharon la ocasión y otros no. Mi tristeza es porque se cortó una racha positiva, porque nos hicieron una jugada de pelota parada que teníamos totalmente trabajada. Por eso estoy triste, en definitiva hice lo que quería hacer y a mí me sirvió”.

* “Nos da lo mismo jugar contra San Martín de San Juan que contra el Manchester. Lo de esta noche no movía la aguja de lo que fue el torneo y nuestros objetivos. Siempre dije que quería estar del medio para arriba y lo conseguimos. Estudiantes nos ganó con la experiencia”.

* “En un 95 por ciento, yo tengo el equipo que va a jugar la Liguilla. Tendremos otro fin de semana sin fútbol, pero vendrá bien para trabajar y motivar a los muchachos. Hoy esperé que alguno de los que puse como titulares me sorprendiera, pero eso no pasó.

Estuvimos imprecisos con la pelota y cometimos errores. No es que Estudiantes sólo nos ganó porque tiene mayor experiencia y porque puso los titulares. Nosotros cometimos errores que pudimos no haber cometido”.

* “La planificación fue muy clara: era aguantar los primeros 20 minutos y empezar a manejar luego el partido”.

* “Entrar en la Liguilla va a ser durísimo. Es un sueño, una obsesión para mí. Quiero hacer realidad el sueño de que Unión juegue una copa internacional por primera vez en su historia”.

* “Hay que recuperar la concentración y también la humildad, que capaz que hayamos perdido en algún momento”.

* “Al pibe Andereggen lo vengo siguiendo desde hace tiempo, es un delantero-delantero, buena estirpe, tiene potencia”.

Dos temas inevitables

Madelón se refirió luego a dos temas puntuales: el reemplazo de Jorge Mauri como técnico de la reserva por Juan Pablo Pumpido y la ausencia de los dirigentes para acompañar al plantel.

“Con Jorge estábamos bien, no hay reproches a su trabajo. Juampi Pumpido estaba trabajando con la cuarta, siempre nos ayudó mucho cuando no había reserva y estábamos en la B Nacional, hay que ayudarlo ahora para que haga un buen trabajo. Pero está todo bien”, dijo sobre uno de los temas.

La ausencia de los dirigentes se debió a que anoche contrajo enlace la hija del presidente, Luis Spahn, y estuvieron todos invitados a la fiesta. Nobleza obliga: Unión siempre estuvo muy bien acompañado por esta dirigencia. A veces el presidente y, en la gran mayoría de las oportunidades, Marcelo Piazza, Emilio Lamas, Edgardo Zin, Patricio Más, Jorge Cíceri y Marcelo Martín, por mencionar a algunos, estuvieron acompañando al grupo de jugadores en todas partes. Anoche fue la excepción.

“No pasaba nada con cualquier resultado que se diera, estuvimos solos pero no es que perdimos porque no vinieron los dirigentes. Hablé por teléfono con todos. Está todo bien”, dijo el entrenador rojiblanco. Fuente: El Litoral

Con tecnología de Blogger.