Vergonzozo, cobró y se arrepintió

Apenas habían transcurrido un par de minutos cuando Rosales, volante de Aldosivi, pisó el área de Unión con claras intenciones de sorprender en el inicio. Nereo Fernández, arquero de Unión, no dudó y salió con todo a tapar el avance. Y lo hizo, ciertamente. Pero Saúl Laverni entendió que el uno del Tatengue tocó abajo al hombre del Tiburón y sancionó (mal) penal para el equipo de Teté Quiroz. Lógicamente, por la falla del referí, los reclamos del elenco local no se hicieron esperar y el árbitro, ante ese panorama, recibió una observación del línea y decidió meter marcha atrás en su determinación. Sí: volvió atrás y, tras disculparse con todo el público del Tate juntando sus manos sobre su frente (además de explicarles a los jugadores de los dos conjuntos que él se había confundido), canceló la ejecución y reanudó el juego con un pique.

Con tecnología de Blogger.