Yo te vi volver a Primera

Este domingo 15 de noviembre no será un día cualquiera en la vida de los hinchas Rojiblancos porque hace un año que muchos de los futbolistas que hoy integran el actual plantel de Unión lograron el tan ansiado retorno al fútbol grande de nuestro país. Ese lugar que nunca tendría que haber perdido la institución pero que en su momento, por distintos factores, no se pudo, ni supo cómo cuidar un lugar privilegiado dentro del círculo máximo de la Asociación del Fútbol Argentino.

Pero por suerte para los intereses Rojiblancos, lo que se perdió una vez se recuperó al poco tiempo, relativamente. La idea es recordar en estos momentos lo que logró un grupo de jugadores que subieron desde las inferiores, otros que retornaron con ansias de revancha, como el caso de Nereo Fernández, Claudio Guerra o del mismo Fausto Montero; como otros que lamentablemente tuvieron que vivir la desazón del descenso del 2013, como fue uno de los casos el de Santiago Zurbriggen, Nicolás Bruna el querido Diego Barisone o hasta el mismo Juan Pablo Avendaño.

Sin dejar de lado, ni mucho menos, cómo encaraba ese nuevo y gran desafío, el actual cuerpo técnico santafesino encabezado por el histórico Leonardo Madelón, que quedará para todos los tiempos como uno de los máximos ídolos de Unión, y ya no solo por lo que logró como futbolista en 1989 sino también porque también como técnico puso al Tate en lugar que se merece: Primera División.

Por eso en este día tan especial para el pueblo Tatengue conversamos con algunos de los protagonistas que lograron hace un año el retorno a la máxima categoría, y con el primero que charló Ovación fue justamente con Leonardo Madelón, que así revivió el ascenso con Ovación: “Creo que eso no se podrá olvidar, fue algo hermoso. Para mí fue un momento inolvidable porque hubo una identificación mutua entre todas las partes: la gente alentando desde las tribunas y los jugadores dejando todo en la cancha. Pero eso no solo lo realizó por el amor y el orgullo propio sino porque tuvo una identidad de juego definida, y creo que Unión por primera vez fue una de las pocas veces en donde todas las partes fueron juntas por el mismo camino: la gente, los directivos y el plantel más el cuerpo técnico… Llegamos a Primera con una base sólida desde todos los aspecto”, fue la primera frase del actual DT albirrojo.

Pero, además, Madelón repitió una frase que también quedó marcada en ese momento, cuando la manifestó en la conferencia de prensa luego de haberse consumado el retorno: “Mi aspiración y la de todo el grupo es que ese ascenso haya sido el último en la historia, porque eso querrá decir que nunca más descendimos y para eso también estamos trabajando ahora”.

—¿Qué punto destacás como conductor de ese grupo?

—Creo que un aspecto fue haberle cambiado la mentalidad al jugador de Unión. Apuntamos al sentido de pertenencia y además al de soñar con entrar por primera vez a un torneo internacional… Y fijate vos que hoy estamos cerca de eso, pero para lograrlo no debemos desviarnos del camino.

Y para concluir, el técnico Madelón remató: “En la vida hay que creer para ver y el hincha de Unión quería ver para creer… Por eso cuando pasaron las primeras fechas estaban todos desahuciados y los pocos que creímos fuimos el cuerpo técnico y plantel. Por eso me parece que desde el punto que a través de seguir creyendo en nosotros por intermedio del trabajo duro y comprometido es que comenzaron a darse los resultados. Todo se consolidó en el final de la primera parte y en todo el segundo tramo, en donde logramos ganar nueve partidos y solo empatamos uno”.

El recuerdo desde México

Otro de los hombres que se consolidaron como ídolo en la Avenida es el actual delantero del Toluca de México, Enrique Triverio, que desde el país del norte también habló con este matutino y recordó el ascenso.

“El ascenso fue algo increíble, creo que a la larga ese logro lo concretamos no solo por lo que demostramos ser dentro de la cancha sino también, y no es verso lo que digo o que me pongo el casete… como a veces se dice, el grupo fue fundamental para haber llegado a ser los mejores en ese torneo”, narró Kike.

A lo que añadió: “La parte humana fue todo, ese grupo era excelente, alegre y siempre tuvimos el compromiso entre nosotros para cumplir el objetivo. Queríamos quedar en la historia, lograr algo importante para toda la gente de Unión y obviamente que para la institución… Había hambre de ganar”.

—Más allá de todo lo que citaste, ¿qué destacarías de ese plantel?

—Un poco te lo comenté, pero lo sano y humilde que fue no puedo dejar de contarlo, nunca nos creímos nada… Siempre mantuvimos el mismo perfil y fue el de trabajar duro. Todos tiramos para el mismo lado, nunca discutimos en esos seis meses que duró ese campeonato y siempre fuimos de frente ante cualquier duda. O sea, la felicidad y el compromiso fueron dos de los pilares que armamos.

Seguramente que en dos páginas no se puede reflejar cada uno de los momentos felices o de las opiniones de todos los que hicieron posible la vuelta del Tate a Primera hace un año, pero en las palabras de Madelón y Triverio está el sentimiento generalizado. Fuente: Diario Uno

Con tecnología de Blogger.