Martínez: "Prefiero quedarme en Unión"

Mauricio Martínez fue uno de los mejores jugadores de Unión en la primera parte del Torneo de Primera División, donde el equipo se mostró sólido en todas sus líneas y tenía a un temible Enrique Triverio, quien debido a su gran momento debió abandonar la institución, ya que recibió una irresistible oferta para emigrar al fútbol mexicano (Toluca).

Por su parte, el gran momento de Caramelo en esa parte del campeonato despertó el interés de los entrenadores Marcelo Gallardo y Gerardo Martino, entre otros. El DT de River lo tenía en una nómina de posibles reemplazantes de Matías Kranevitter, quien en ese momento había arreglado su pase a Atlético de Madrid de España. También el entrenador de la Selección Argentina posó sus ojos sobre el santotomesino. Incluso, Leonardo Madelón reconoció en su momento que recibió el llamado del Tata, quien lo consultó por las condiciones futbolísticas y personales del volante.

Sin embargo, la segunda parte del torneo estuvo marcada por la partida de Triverio, ya que el equipo (coincidencia o no) no volvió a ser el mismo. A excepción del gran partido que disputó en La Bombonera, donde dio el batacazo frente al Boca de Carlos Tevez, a la postre el campeón de las dos competencias nacionales (certamen local y Copa Argentina). Martínez se dio el gusto de anotar un gran gol, donde dejó bien marcado su sello. Fue a presionar bien arriba y ganó una pelota ante la duda de Daniel Díaz, para definir con gran categoría ante la salida de Guillermo Sara (había ingresado por la expulsión de Agustín Orión), para en ese momento poner al Tate transitoriamente arriba en el marcador por 2-1.

Sacando ese partido, el rendimiento de Martínez no volvió a ser el mismo de la primera parte del campeonato. Incluso, debió abandonar el partido más importante del semestre antes que termine el primer tiempo, frente a Aldosivi, en Santa Fe, donde el Tate se jugaba la chance histórica de pasar de fase para poder mantener vivo el sueño de jugar su primer certamen internacional (Copa Sudamericana).

A pesar de esa merma, el volante central es uno de los capitales más importantes que tiene Unión y su futuro no tiene techo, atendiendo a que recién jugó una sola temporada en la máxima categoría del fútbol argentino. Cuando en un momento se especuló que se iba a llegar a fin de año con una gran cantidad de ofertas, estas no aparecieron en tal dimensión debido al opaco cierre que tuvo de 2015.
Sin embargo, hay alguien que no se olvida de las condiciones del santotomesino. En las últimas horas se conoció un interés de Rosario Central por sumarlo a su plantel que afrontará en el primer semestre del año el torneo local, la Copa Argentina y la Copa Libertadores de América. Eduardo Codet lo tiene como una de las prioridades en ese puesto para reemplazar a Nery Domínguez (ayer arregló Rodrigo Battaglia, aunque la chance de Caramelo sigue en pie).

Sin embargo, aún no llegó ningún pedido oficial al club, que solo se desprendería del jugador si existe una jugosa oferta por una venta.

El propio Martínez ayer se encargó de aclarar el panorama y de dejar su impresión sobre este rumor. En diálogo con La Central Deportiva (Aire de Santa Fe FM 91.1), Caramelo afirmó: “Hablé con mi representante, quien me dijo que estaba la chance de pasar a Central si se iba Nery Domínguez. Por ahora no llamó nadie, así que no hay nada concreto. Me pone muy contento, si se da bienvenido sea y trataré de hacer lo mejor para el bien del equipo y mío también. Es un club grande”.

Cuando se lo consultó sobre si creía conveniente un “cambio de aire”, Martínez expresó: “Prefiero quedarme en Unión y cerca de mi familia, aunque no depende mucho de mí ya que si me quieren comprar y está el dinero seguramente el club no va a dudar y me va a vender. Pero si me toca quedar lo haré con la mejor predisposición para tratar de hacer una buena pretemporada”.

“Creo que mi año fue muy positivo, como el resto del plantel. Tuvimos un golpe anímico en la segunda etapa y lo sentimos mucho. Los equipos nos empezaron a conocer y plantearon otra forma de jugar. Nosotros intentamos tratar de cambiar algo en la semana pero no pudimos”, agregó sobre su rendimiento y el del equipo.

Y siguió con su balance: “En la segunda parte del torneo decayó mi nivel, pero prefiero quedarme con lo que mostré en la primera parte, por eso para mí fue un año muy positivo ya que fue el primero en Primera y lo tomaré como experiencia para lo que viene”.

Sobre la continuidad de Leo Madelón, dijo: “Nosotros como grupo vamos a respaldar a cualquier cuerpo técnico porque debe ser de esa manera. Leo ya nos conoce, pero nosotros respaldamos al técnico que decida el club porque somos un grupo y tenemos que tirar para el mismo lado”.

Además, se refirió a la influencia que tuvo la partida de Triverio y dijo: “Kike era la primera línea defensiva. A partir de él, recuperábamos la pelota, la jugábamos rápido. Luego llegó Claudio (Riaño) y le costó adaptarse al grupo ya que tenía que salir mucho del área. Mientras que Lucas (Gamba), al igual que el grupo, tuvo un bajón y eso se sintió mucho”.

“Será un lindo desafío el próximo torneo ya que venimos de hacer una gran campaña de 41 puntos, fuimos el mejor ascendido así que esperemos arrancar bien el año para poder pelear lo más arriba posible e ingresar a una Copa, ya que nos quedó la espina de no haber podido clasificar a la Sudamericana”, concluyó el nacido en Santo Tomé. Fuente: Diario Uno

Con tecnología de Blogger.