Los "pichones" de Madelón

Todos ellos disfrutan de algo nuevo. Como también será nuevo verse en el espejo dentro de algunos días (u horas), cuando se empiecen a producir los “asesinatos capilares” que dejarán a seis chicos que hacen por primera vez una pretemporada con el plantel profesional tatengue, con su cabellera despareja, superando el límite de lo grotesco.

Quizás, esta producción de El Litoral sirva como último registro fotográfico de estos chicos tal como se los conoce. Luego tendrán que evaluar de qué manera sigue adelante el “look” de cada uno de ellos, una vez que Nereo Fernández y compañía saquen a relucir tijeras y maquinitas que lisa y llanamente ridiculizarán la cabeza de estos chicos.

No importa. El pelo crecerá casi con la misma intensidad que sus ilusiones de tener por fin la chance de debutar en la primera de Unión, aunque algunos de ellos, como Andereggen y Algozino ya tuvieron su bautismo de fuego en aquella noche de la cancha de Arsenal, ante Estudiantes.

El lunes, cuando tomábamos el primer contacto con Madelón, hablaba mucho del futuro que tiene Unión con estos juveniles que forman parte del plantel —de 27 jugadores por ahora— que están en la Feliz.

Santiago Lebus tiene 19 años y cumplirá 20 este año y no duda en empezar a hablar de lo bien que fue recibido por el plantel (porque todavía no lo pelaron) y la alegría de toda la familia que comparte este gran y único momento. Es un volante por derecha que tiene como referente a “Tito” Villalba y dice que “el Pipa Villar es un fenómeno”, aprendiendo del experimentado volante rojiblanco los secretos que tiene ese puesto de la cancha que Madelón considera fundamental y en el que se ha ido quedando sin referentes ante el alejamiento de algunos jugadores, caso Montero, que no ha sido tenido en cuenta para la pretemporada. “Mi ídolo es Cristiano Ronaldo”, cuenta Santiago.

Otro de los volantes que trajo Madelón a la pretemporada, ya con bastante rodaje en la reserva, es Alexis Palacios, volante central que se declara admirador de Javier Mascherano y también se identifica con el otro volante central que tiene la selección nacional: Lucas Biglia. “Me gusta la lucha, la pelea en el medio. Siento que mi función en el equipo tiene que ser esa”, cuenta Alexis.

Nicolás Romero tiene 20 años y es otro que se encargó de agradecer al grupo por el trato, no sólo de parte de los compañeros sino también del cuerpo técnico y sus colaboradores. “Soy volante ofensivo, enganche neto, mi prioridad es tratar de hacer goles y de habilitar a mis compañeros”. Es una función que Madelón no ha utilizado demasiado, salvo en algunos pasajes con Juan Rivas, otro de los ausentes en esta pretemporada. Habrá que ver si el técnico lo usa definitivamente, en caso de hacerlo, para jugar en ese puesto y con dos puntas, o si lo tiene como un media-punta para jugar delante de los cuatro volantes y detrás del punta neto. Por ahora, el pibe está con toda la ilusión y ganas de triunfar.

Para Nicolás Andereggen, la alegría es doble. Ya la tuvo el año pasado cuando le tocó debutar ante Estudiantes, convirtiéndose en el jugador más joven en hacerlo en toda la historia deportiva profesional de Unión, con 16 años que aún ostenta y que lo acompañarán hasta el 22 de setiembre, cuando recién estará cumpliendo los 17. “Esta es una alegría muy grande para mí, como lo fue el debut ante Estudiantes, algo que comparto con mi familia. ¿Un ídolo en mi puesto?, el “Kun” Agüero, un fenómeno”.

Uno se imagina cómo estará “Pelusa” Algozino, el papá de Lucas. “¿Sabías que tu viejo juega o jugaba muy bien al fútbol?”, le decimos; y el pibe, con toda la naturalidad e inocencia, señala: “Decían éso” y lanza una franca sonrisa. “Tanto mi viejo como mi abuelo me siguen mucho, así que tengo un gran respaldo de parte de ellos y me siento contenido y apoyado siempre”, dice Lucas, quien es volante por derecha, “pero me gusta ser ofensivo”. En ese puesto, tiene como referente al uruguayo Carlos Sánchez, por lo que le gusta también llegar al gol. Fue otro de los que le tocó debutar aquella noche del partido con Estudiantes.

El último es Brian Blasi, que se presenta diciendo que “esta es una experiencia y una oportunidad única. La tengo que aprovechar al máximo”. Su puesto es el de marcador lateral derecho y también tiene varios partidos en la reserva. No escatima nombres a la hora de buscar una referencia en su puesto: “Me gusta Dani Alves, el brasileño del Barcelona”, señala sin dejar espacio para la duda. Y también busca quedar bien con su compañero, Emanuel Brítez: “De él rescato la forma que defiende, la agresividad que impone y esa intensidad para adueñarse de su espacio”.

Seis chicos que llegaron a Mar del Plata con toda la ilusión. Algunos de ellos ni siquiera se imaginaban que estarían hoy disfrutando de esta oportunidad que, coinciden, es única. En pocas horas estarán con sus cabezas “a la miseria”, cuando se cumpla el ritual de cortarles el pelo, algo que se repite en todos los planteles con aquellos que hacen la primera pretemporada. Sus carreras recién comienzan y este momento, seguramente, lo han soñado desde bien chiquitos. Desde que patearon por primera vez una pelota. Fuente: El Litoral

Con tecnología de Blogger.