En el estadio “Florencio Sola”, Unión perdió 3 a 1 ante Banfield. Los autores de los goles fueron Lucas Gamba, Darío Cvitanich, Nicolás Bertolo y Emanuel Cecchini. Mala actuación del elenco de Juan Pablo Pumpido. Lo único rescatable fueron los primeros 10 minutos, donde Unión ganaba 1 a 0 y llegó más de una vez para poder aumentar la diferencia. Mal las marcas, pases imprecisos. Una línea de defensiva que tuvo grandes errores en los 3 goles. No hay un orden, todo el equipo esta desordenado. A Lucas Gamba lo ves recuperando pelotas en el medio, los defensores luego de una pelota parada en el área no regresan. Se empiezan a ver los pelotazos a ningún lado, pases para atrás con el arquero. Y con respecto al tercer gol, no se llega a ver bien si es falta a Nereo Fernández, pero creo que antes de tirarse y pedir falta, hay que dejar la vida para que la pelota no entre. Cuanto antes hay que cambiar el chip y arrancar de cero. Con esta derrota, Unión queda con 23 unidades (6 victorias, 5 empates y 6 derrotas)

Marcado a fuego en la piel del hincha

En la previa a otro gran clásico santafesino entre Tatengues y Sabaleros, se dio un hecho que marca el amor que tiene un hincha no sólo por un club sino también, y en este caso, por lo que significa para una persona la figura emblemática que tiene este plantel de Unión, como lo es Nereo Ariel Fernández.

“La verdad que me sorprendió cuando me enteré del tatuaje que se hizo este hincha, es algo muy lindo sentirse reconocido y con algo que se sabe que queda para toda la vida, así que la verdad que me es algo que nunca lo había pensado y eso marca la pasión del hincha”, contó el capitán Rojiblanco.

“Todo clásico siempre guarda condimentos especiales y distintos, porque lo viven de manera distintas una ciudad entera, más allá de los planteles y es por eso que en nuestro caso nos estamos preparando de la mejor manera porque queremos quedarnos con otro triunfo que significaría mucho para nosotros y no sólo porque le habremos ganado a nuestro rival sino porque sumaríamos tres puntos más a nuestra campaña que todos sabemos que no es la que esperábamos en el comienzo del torneo”, señaló el máximo referente que tiene hoy el grupo que dirige Leonardo Madelón.

—¿Hasta qué punto lo vive un futbolista que es hincha del club que defiende los colores, como puede ser el caso tuyo, de Santiago Zurbriggen, de Emanuel Britez o el caso de los hermanos Pittón?
—Y, todos saben que la sensación es muy especial, es una mezcla de nerviosismo y ansiedad. Lo jugamos con el corazón, o el alma como se dice porque desde pibes nos formamos acá, pero los demás compañeros saben lo que es ganar un clásico porque ya lo vivieron. Y si uno está nervioso es  porque así vivo el fútbol, el día que no tenga esa sensación no juego más.

—¿Quién tiene la obligación el sábado dentro de la cancha?

—Nosotros porque somos locales, estamos en nuestra casa y debemos salir a la cancha a imponer nuestro juego, pero sin desesperarnos porque eso sería un gran error.

COMPARTIR