En el estadio "15 de Abril", Unión le ganó 2 a 0 a Rosario Central. Los autores de los goles fueron Franco Soldano y Leonardo Sánchez. Muy muy buena actuación de Unión. Un segundo tiempo perfecto, no solo por los 2 goles sino por las excelentes actuaciones individuales. Destacando mas que nada las actuaciones de Diego Godoy, Franco Soldano y Martín Rivero. Con esta victoria, Unión alcanza las 19 unidades (5 victorias, 4 empates y 3 derrotas).

Después de muchos días de incertidumbre, de idas y vueltas, de expresiones altisonantes que se podrían haber evitado, llegamos a la conclusión de que la “COPA SANTA FE” organizada por la Federación Santafesina de Fútbol, con el apoyo del Gobierno de la Provincia de Santa Fe -a partir de una buena iniciativa empresarial- terminó convirtiéndose en la “COPA MALA FE”.

De una u otra forma, ha habido impericia, ingenuidad, mala fe, hipocresía y hasta hemorragia verbal, en las distintas partes intervinientes.

IMPERICIA en la Federación Santafesina que sin dimensionar la jerarquía, la historia y el profesionalismo de los equipos más importantes que comprometieron su participación y sin demostrar respeto por aquellos otros equipos de menor rango que también fueron invitados a participar, instrumentó a modo de acuerdo escrito una suerte de “Carta Intención” en lugar de establecer un claro Reglamento, donde quedaran bien fijados derechos, obligaciones y sanciones como los que exige el fútbol profesional.

Más aún, teniendo en cuenta la motivación económica que el certamen prometía.
De arranque ahí nomás, quedó claro aquello de que “el camino del infierno está lleno de buenas intenciones” las cuales, como siempre, casi nunca alcanzan, son suficientes y terminan siendo imprudentes.

INGENUIDAD en el gobierno provincial, posiblemente debido a que como sus principales autoridades no pertenecen a la Ciudad de Santa Fe, tal vez pensaron -con infantil inocencia- que al tratarse de una competencia sin mayores consecuencias deportivas para los equipos participantes, la justa futbolera atraería el interés y el atractivo que sólo podría encontrarse en un torneo barrial de Dominó para aficionados.

Si como parece, el gobierno provincial no pudo, o no supo adelantarse a los hechos avizorando de ante mano que todo lo ocurrido podía suceder, queda demostrado que no sólo ha fracasado en su intento de organizar un mini torneo de futbol sino que, además, todos los santafesinos quedamos ante la posibilidad de correr riesgos aún mayores, vinculados a otras áreas ya no de carácter deportivo pero sí específicas y muy importantes, relacionadas a la diaria gestión ejecutiva de gobierno.

MALA FE en el Presidente Vignatti, que intentó por todos los medios modificar y manejar a su antojo, las fechas establecidas y acordadas oportunamente por su propio Club (literalmente propio), y que Colón firmó cándidamente en aquella endeble “Carta Intención”, plena de buenas intenciones pero casi todas impracticables, en un medio fanáticamente futbolero como el de nuestra ciudad.
Un directivo de la experiencia y antigüedad de Vignatti, sabe perfectamente que las reglas de juego, de organización, de reglamento, hasta de una básica “Carta Intención”, no se cambian unilateralmente en el medio del río.

No discuto las supuestas razones ni argumentos que esgrimió el presidente rojinegro, al intentar manejar la situación según sus intereses.

Vignatti debería saber bien qué es lo que tiene y qué es lo que le falta futbolísticamente, en su Institución del Barrio Centenario.

Pero esa evaluación, tendría que haberla hecho antes de aceptar la participación de Colón en este evento deportivo.

En ningún caso se puede dar el paso más allá de lo que dan las piernas.
Ni siquiera por tratarse de un evento deportivo como el que nos ocupa, incipiente y novedoso por cierto, pero que ha alcanzado para dividir la opinión de los santafesinos.

HIPOCRESÍA de parte del Dr. Pablo Farías, que en su nota dirigida al Presidente del Club Unión manifiesta, entre otras cosas, expresiones de tanta inocencia y buena voluntad, a modo de una suerte de llamado a la pacificación de la pasiones, que en el fondo pareciera estar escrito por un Monje Benedictino que nunca estuvo en la Ciudad de Santa Fe, ni siquiera de paso:

“…generar encuentros deportivos que conjuguen la masiva convocatoria de los ciudadanos, la pasión propia de este deporte y la convivencia pacífica de hinchas y simpatizantes…”;
“…entendiendo que más allá de las rivalidades existentes entre ambos clubes hay valores y principios que deben animar fundamentalmente a sus dirigentes y socios…”;
“…gesto de entendimiento y superación de las diferencias, privilegiando la armonía y la convivencia por sobre la rivalidad y la disputa…”;
“…por lo tanto puede también resolver cuestiones vinculadas a eventos que, más allá de la importancia que tienen y la pasión que despiertan, deben desdramatizarse y vivirse como la fiesta del deporte más lindo del mundo…”;
“…y no como territorio de batallas de imputaciones, agravios, descalificaciones y hasta hechos de violencia física que debemos desterrar si queremos crecer como comunidad”.

¿De qué planeta vino el Ministro de Gobierno y Reforma del Estado de la Provincia de Santa Fe?

¿De qué marca es el frasco de mermelada donde seguramente vive?

¿Alguna vez fue a la cancha como hincha de algún equipo?

¿Sabe algo sobre las pasiones, las rivalidades y la forma en que se vive el fútbol en la Ciudad de Santa Fe?

HEMORRAGIA VERBAL de parte del Presidente Sphan, que salió al ruedo con sus atípicas declaraciones las que, sin dejar de ser sinceras de su parte, resultaron inapropiadas, inoportunas, altisonantes, sólo atribuibles al conjunto de la  hinchada o, al menos, reservadas sólo a cualquier simpatizante de a pie.

Nunca propias de un dirigente. Mucho menos si se trata del mismísimo Presidente del Club.
Pero no fue sólo eso.

Cuando en la continuidad de sus expresiones Sphan afirmó con claridad que “la dignidad no se negocia”, pareció marcar ante todos una fuerte muestra de principios inclaudicables.

Incluso cuando hizo esa tan importante afirmación,  apoyándose en la enseñanza que le dejó una vieja experiencia de su vida personal, muchos pensamos que en ese mismo momento Sphan se había terminado de recibir de Corral (Súper Manuel) y de Malvicino al mismo tiempo: rindiendo en un sólo acto, todas las materias atinentes a las gestiones que identificaron a aquellos dos grandes Presidentes, que marcaron a fuego la historia rojiblanca.

Ahora bien, después de una demora interminable, la Federación Santafesina de Fútbol determinó por escrito que: “correspondería reconocer al Club Atlético Unión como ganador de la llave correspondiente a cuartos de final, disponiéndose el pase a la siguiente fase”.

Con eso sólo el tema quedaba resuelto y se terminaba, aunque tarde, todo tipo de discusión.

Pero con sorpresa, hemos visto que esas ejemplares expresiones que nos remitían a dejar bien claro que “la dignidad no se negocia” -y que casi lo consagran a Sphan en un monumento de bronce- duraron tan poco que ahora no se sabe bien por cuánto el presidente rojiBLANDO habrá decidido cambiar su patriótica idea original.

Tampoco sabemos ni alcanzamos a suponer, cuánto se habrá pensado pagar por la dignidad de Unión, a cambio de poder salvar del papelón al Gobernador de la Provincia.

En todo caso y parafraseando aquella conocida expresión que viene del fondo de la historia, tal vez el Presidente Sphan ahora nos esté diciendo que, por si acaso a algunos no le gusten “sus principios”, él mismo puede demostrarnos que “también puede tener otros”.

En esta oportunidad y ya muy alejado en el tiempo de aquella aludida experiencia relacionada a su vida personal, este episodio podrá enseñarle al Presidente del Club Unión que no es recomendable lanzar al aire rápidas y ligeras expresiones.

Mucho menos cuando, aunque puedan llegar a sonar muy sólidas y se respalden en inobjetables principios de dignidad, no se tenga bien asegurado el suficiente ancho de espalda como para poder mantener en el tiempo dichas expresiones, lo cual implica tomar decisiones en el mismo sentido y sostenerlas a futuro con mano firme y sin dudar.


Anonimo

Torneo Primera División - Fecha 13

Torneo Primera División - Fecha 13

Reportajes

Torneo Primera División - Fecha 12

Torneo Primera División - Fecha 12

Goles: 03' ST Franco Soldano (Un) ; 12' ST Leonardo Sánchez (Un)

Goles