En el estadio “Florencio Sola”, Unión perdió 3 a 1 ante Banfield. Los autores de los goles fueron Lucas Gamba, Darío Cvitanich, Nicolás Bertolo y Emanuel Cecchini. Mala actuación del elenco de Juan Pablo Pumpido. Lo único rescatable fueron los primeros 10 minutos, donde Unión ganaba 1 a 0 y llegó más de una vez para poder aumentar la diferencia. Mal las marcas, pases imprecisos. Una línea de defensiva que tuvo grandes errores en los 3 goles. No hay un orden, todo el equipo esta desordenado. A Lucas Gamba lo ves recuperando pelotas en el medio, los defensores luego de una pelota parada en el área no regresan. Se empiezan a ver los pelotazos a ningún lado, pases para atrás con el arquero. Y con respecto al tercer gol, no se llega a ver bien si es falta a Nereo Fernández, pero creo que antes de tirarse y pedir falta, hay que dejar la vida para que la pelota no entre. Cuanto antes hay que cambiar el chip y arrancar de cero. Con esta derrota, Unión queda con 23 unidades (6 victorias, 5 empates y 6 derrotas)

Agremiados convoca a una reunión y genera dudas sobre el inicio del torneo

Esta tarde, en la vieja sede de la AFA de la calle Viamonte, habrá una reunión vital para definir si el próximo fin de semana comienzan o no los campeonatos oficiales del fútbol argentino. Se sentarán en torno de una mesa para tratar de destrabar una situación cada vez más enrevesada, el presidente de la Comisión Regularizadora, Armando Pérez, los titulares de varios clubes de Primera División y los de numerosas entidades de ascenso.

Pero esa no será la única deliberación de un día que se presume rumoroso y agitado.

En la sede de Agremiados (cuyos dirigentes con Sergio Marchi a la cabeza, rehúyen todo diálogo con los periodistas), los capitanes de los equipos de Primera se reunirán para solidarizarse con los jugadores del ascenso y considerar la posibilidad de decretar un paro de actividades que arrancara recién en el primer minuto del viernes 26, luego del partido del jueves en La Plata entre Estudiantes y Belgrano, para no afectar la actividad de la semana por la Copa Sudamericana.

Carlos Tevez (Boca), Leandro Romagnoli (San Lorenzo), Víctor Cuesta (Independiente), Fabián Cubero (Vélez) y Walter Erviti (Banfield) entre otros son los líderes de este movimiento que tomó fuerza creciente durante la semana pasada y que ya mandó a decir con total claridad: “Si no se soluciona lo del ascenso, nosotros tampoco empezamos”.

En esos dos frentes, el de los dirigentes y el de los jugadores, se jugará desde hoy un nuevo capítulo de la inagotable crisis política e institucional de la AFA que arrancó con el 38 a 38 de la Asamblea del 3 de diciembre en Ezeiza y que ni siquiera la llegada de la Regularizadora, con Armando Pérez a la cabeza y el respaldo del Gobierno Nacional, Fifa y Conmebol, ha podido encarrilar.

Pérez sabe que detrás de la exigencia de esas instituciones de 1.500.000 de pesos mensuales por club para dar comienzo a la actividad el próximo fin de semana se esconde una intención oscura: condicionar todo lo posible su tarea al frente de la AFA y desgastarlo para forzar elecciones no más allá de fin de año (como pretende la jueza María Romilda Servini) o en el peor de los casos, su salida anticipada del cargo.

Con Claudio “Chiqui” Tapia como máximo referente político, los rudos dirigentes de esas entidades jugaron fuerte la semana pasada cuando los 39 asambleístas que responden al sector decidieron puentear a la Regularizadora y entregarle a Fernando Mitjans, el titular del Tribunal de Disciplina, una nota de 15 páginas destinada al presidente de la Fifa, Gianni Infantino, en la que se denuncia la intervención estatal de la AFA y se exige la inmediata convocatoria a elecciones.

En esa nota, se critica la cercanía del coordinador del programa Fútbol para Todos, Fernando Marín, por ser un funcionario del gobierno nacional y la decisión de la Comisión de disponer de los contratos de la AFA, algo que no es de su competencia, de acuerdo a la opinión particular del ascenso.

No es casual que ese texto haya llegado a Mitjans y no a Pérez. El Tribunal no se encuentra bajo el contralor de la Regularizadora y Mitjans, además, es vicepresidente de la Comisión de Apelaciones de la Fifa y tiene llegada directa con Infantino quien quiso y no pudo imponerlo como presidente en lugar de Pérez. Fuente: Mundo D

COMPARTIR