En el estadio “15 de Abril”, Unión perdió 3 a 0 ante Independiente. Los autores de los goles fueron Emiliano Rigoni (x2) y Lucas Albertengo. Otra vergonzosa actuación de Unión en su casa. Un equipo que jugó solo 15 minutos de 90. No hay mas nada que aclarar, seguimos viendo lo mismo que hace 10 partidos atrás. Un equipo que no sabe a que juega, solo aprovecha algún rebote o pelota perdida. Basta de Mauro Cejas (jugador de 20 minutos), de Federico Anselmo (no cabecea ni salta). Sin dudas, hay que hacer una GRAN GRAN limpieza en este plantel para el próximo torneo. El juvenil Nicolás Andereggen sufrió una grave lesión y tuvo que ser retirado en camilla. Por lo que se pudo observar, es un problema en su rodilla. Rogamos que no sea rotura de ligamentos. Con esta derrota, Unión se queda con tan solo 32 puntos en la posición 22. En lo que va del torneo, solo se ganaron y empataron 8 partidos y se perdieron TRECE.

Delfino: "Soy futbolero, me gusta que griten"

Carlos Delfino es fanático de Unión de Santa Fe. Sí, alienta al equipo de básquetbol del club de cerca. Incluso, en plena recuperación, se entrenaba allí. Pero, sobre todo, es un fiel seguidor del club de fútbol. Sufre, alienta y se emociona en cada presentación del Tatengue. Cabeza no lo niega. Cabeza se siente orgulloso. Cabeza es el más futbolero de la Generación Dorada.

 "Pero estamos creando una atmósfera, un clima que, salvo Brasil por ser local, nadie lo tiene. Y hay que aprovecharlo"

Y, con esa manera de sentir el deporte, Delfino, de 33 años, se separó un poco de los comentarios de Luis Scola, Manu Ginóbili y Andrés Nocioni, quienes en las últimas horas habían cuestionado la actitud de los hinchas argentinos en los estadios de los Juegos Olímpicos Río 2016. "Hay que destacar que estamos jugando de local prácticamente", dijo ayer el escolta, minutos después del gran triunfo del seleccionado argentino frente a Croacia por 90-82, en la segunda jornada del grupo.

"Sé que mis compañeros han hablado de lo que están cantando y demás... Yo soy futbolero, a mí me gusta que griten y que hinchen. No que insulten, vamos a ser claros. Pero estamos creando una atmósfera, un clima que, salvo Brasil por ser local, nadie lo tiene. Y hay que aprovecharlo. Está bárbaro que sea así. A nosotros nos sirve y nos ayuda mucho ", analizó Delfino, de 33 años, el jugador más joven entre los veteranos de la Generación Dorada.

¿Qué habían dicho sus compañeros?

Luis Scola: "No quiero que pierda Brasil. Sólo quiero que pierda cuando juega contra la Argentina. Me parece una tontería cantar contra un equipo que ni siquiera está en la cancha. Cada vez que vine acá me trataron muy bien. No me siento identificado con eso".

Andrés Nocioni: "La gente alentó, estuvo bárbaro y está espectacular. Pero hay cantos que sinceramente no están en el lugar que tienen que estar; pero bueno, si nosotros creemos que tenemos más viveza por eso, a mí no me gusta realmente. Respeto a la gente de Brasil porque está haciendo un gran esfuerzo para hacer unas Olimpíadas (Juegos Olímpicos) de la mejor manera posible".

Manu Ginóbili: "Preferiría no escuchar los cánticos en contra de Brasil, sino a favor nuestro. Eso es algo muy futbolero, que realmente no aprecio. Está bueno que la gente venga, se sienta parte, que nos apoye, que nos aliente, y que nos empuje, porque lo necesitábamos. Pero no le veo el sentido viajar tantos kilómetros y terminar cantando en contra de uno que ni siquiera está en la cancha".

Sobre la victoria y el buen presente del equipo, Cabeza analizó: "Lo dijimos recién en la mitad de cancha. No logramos nada todavía, pero estamos a medio pasito del objetivo. Después, con la mezcla de juventud y veteranía, nos animamos contra cualquiera. Hay que seguir creciendo y trabajando. Hay que ser inteligentes. Hoy le ganamos a un gran equipo, joven pero con mucho talento. Demostramos que somos capaces de seguir jugando y divirtiéndonos. Y, al mismo tiempo, tomamos recaudos y sabemos jugar al básquetbol".

Un torneo especial. Para Delfino, estos Juegos Olímpicos son más que especiales. No sólo por lo que significa estar en este tipo de competencias, sino además porque volvió a jugar después de de 1171 días y 7 operaciones en su pie. Fuente: La Nación

COMPARTIR