En el estadio “Alberto J. Armando”, Unión perdió 2 a 1 ante Boca Jrs. El autor de los goles fue Darío Benedetto para el local y descontó Brian Blasi para Unión. Se cerró un semestre PARA EL OLVIDO. Poco hay para rescatar del partido, tampoco mucho para marcar ya que es un equipo totalmente alternativo con juveniles y un técnico interino. En el primer tiempo, Mauro Vigliano no cobró una clara mano de Wilmar Barrios en el área de Boca Jrs. y aún hay grandes dudas sobre el primer gol de Boca ya que la televisión nunca mostró la posición del delantero. Solo quiero que todos se acuerden de esto, de lo que vivimos y pasamos estos 6 meses. De que empezamos la segunda parte del torneo en la sexta posición, peleando entrar a las copas y terminamos (hasta el momento) vigésimos segundos. Con esta derrota, Unión se queda con tan solo 32 puntos de 90 (8 victorias, 8 empates y 14 derrotas). Necesitamos cambiar la cabeza, tanto dirigentes como hinchas. EXIGIR y EXIGIR, no conformarnos con poco. A Unión lo hacemos grande nosotros, si nosotros no nos movemos, no lo va hacer nadie. Necesitamos una limpieza COMPLETA en el plantel. BASTA de jugadores que no se comprometen ni con el club ni con la historia. A los jugadores, les damos de comer NOSOTROS. Entonces EXIJAMOS que hagan bien su trabajo. ¡¡TODOS JUNTOS VAMOS A SALIR DE ESTO!!

La Copa rota

Algunos seudo dirigentes del fútbol santafesino, se mantienen insistentemente en sus lugares de conducción cuando está la vista, claramente, que las sillas les han quedado grandes.

Pero por suerte sólo son algunos. No todos.

En particular, hay que referirse a quienes hoy integran la Comisión Directiva de la llamada “Federación Santafesina de Fútbol” quienes, lejos de estar a la altura de dirigentes de otros tiempos, en la actualidad no hacen otra cosa que enhebrar una serie interminable de errores, desaciertos, fallas de organización, excesos de autoridad y papelones varios, que dan cuenta de una dirigencia agotada en sí misma.

Intentar entender y justificar el lamentable papel cumplido por dicha Federación, sólo es posible si se lo compara con el comportamiento que suelen demostrar las mentes muy cortas o bien, si consideramos que su Comisión Directiva está integrada por dirigentes demasiado comprometidos con alguno de los clubes participantes como el Club Colón.

Efectivamente con el Club Colón, es decir, justo con la institución que originó a partir de su comportamiento propio de principiantes, una situación que se fue transformando en una bola de nieve, para terminar yéndoseles de las manos a los Lanzaro, a los Fertonani, a los Farías y hasta al mismo Gobernador, quienes no sólo nunca entendieron la gravedad de la rebeldía sabalera sino que, además, tampoco supieron qué hacer, ni cómo controlar, ni de qué modo detener la inesperada situación planteada.

Capítulo aparte para el Presidente Vignatti quien -con su inconcebible prepotencia- ha arrastrado al conjunto de su Comisión Directiva por la senda del ridículo, camino que     -según se sabe- constituye uno de los pocos lugares de donde nunca se vuelve, conociendo que quienes se encaminan en ese sentido emprenden siempre un único camino de ida, que no tiene retorno.

Las últimas novedades de estos días, nos muestran que el C.A.C. ahora pretende pasar de fase a partir de que se lo  reconozca como el ganador de una llave a la que, en lugar de presentarse en tiempo y forma según lo establecido, intentó cambiar de fecha de manera caprichosa, inconsulta y totalmente injustificada.

Es verdad que a cierta edad, algunas personas se vuelven un tanto caprichosas, absurdas e intratables, pero también es verdad que las instituciones -del tipo que fuesen- deberían impedir que la gobiernen dirigentes que corran el peligro de portar tales síntomas: Teléfono urgente para la dirigencia y masa societaria rojinegra.

Enfrente de todo esto, dando ejemplo de capacidad, cumplimiento, profesionalismo y compromiso deportivo, está el Club Atlético Unión conducido por un auténtico Presidente como Luis Sphan, que preside la institución rojiblanca acompañado y respaldado –coherentemente- por los miembros de su Comisión Directiva.

Terminado el tiempo de jugar dentro de la cancha, todo indica que está por comenzar el tiempo del camino Judicial por medio del cual, Unión reclamará el pase de ronda que le corresponde o bien el resarcimiento que merezca, por aquellos daños y perjuicios que le pudieran provocar quedar eliminado de la competencia sin causa, motivo, ni justificación.

Se abre entonces un nuevo campo: el campo jurídico. Una cancha en la que jamás se pensó jugar.

Por eso entonces, si los funcionarios judiciales que puedan intervenir no acusan los mismos vicios demostrados por los directivos de la Federación, tal vez podamos ver a Unión quedando a las puertas de darles, a todos, una nueva lección.

COMPARTIR