En el estadio “Alberto J. Armando”, Unión perdió 2 a 1 ante Boca Jrs. El autor de los goles fue Darío Benedetto para el local y descontó Brian Blasi para Unión. Se cerró un semestre PARA EL OLVIDO. Poco hay para rescatar del partido, tampoco mucho para marcar ya que es un equipo totalmente alternativo con juveniles y un técnico interino. En el primer tiempo, Mauro Vigliano no cobró una clara mano de Wilmar Barrios en el área de Boca Jrs. y aún hay grandes dudas sobre el primer gol de Boca ya que la televisión nunca mostró la posición del delantero. Solo quiero que todos se acuerden de esto, de lo que vivimos y pasamos estos 6 meses. De que empezamos la segunda parte del torneo en la sexta posición, peleando entrar a las copas y terminamos (hasta el momento) vigésimos segundos. Con esta derrota, Unión se queda con tan solo 32 puntos de 90 (8 victorias, 8 empates y 14 derrotas). Necesitamos cambiar la cabeza, tanto dirigentes como hinchas. EXIGIR y EXIGIR, no conformarnos con poco. A Unión lo hacemos grande nosotros, si nosotros no nos movemos, no lo va hacer nadie. Necesitamos una limpieza COMPLETA en el plantel. BASTA de jugadores que no se comprometen ni con el club ni con la historia. A los jugadores, les damos de comer NOSOTROS. Entonces EXIJAMOS que hagan bien su trabajo. ¡¡TODOS JUNTOS VAMOS A SALIR DE ESTO!!

Consolidar la identidad es el gran desafío

Los equipos no se construyen de un día para otro, aunque los resultados muchas veces confundan. La edificación del Unión de los últimos meses, este que lleva varios partidos sin sufrir derrotas, tuvo su origen en la versatilidad del entrenador y la predisposición del grupo. Una intención sin la otra hubiese hecho inviable esta evolución. Por eso los méritos son repartidos, como las responsabilidades.

La búsqueda es constante en el fútbol, su dinámica lo impone y los rivales de turno, con sus características particulares, lo exigen. Porque sería simplista y equívoco reducir las potencialidades de un equipo a su dibujo táctico. Las singularidades de cada jugador hacen que los esquemas iniciales no duren más que lo que tarda el árbitro en dar inicio al juego. Y ante esta dificultad permanente que plantea este deporte Madelón ha desarrollado la virtud de cambiar en post de ser mejor. Y ha convencido de ello a sus pupilos.

Las declaraciones tras el empate ante Aldosivi parecían tener más de fastidio momentáneo que de análisis profundo, pero la posibilidad creciente de que modifique el planteo y hasta algunos nombres, demuestran cierto inconformismo con lo hecho el sábado en el 15 de Abril.

Sostener una identidad no resulta sencillo, más allá de la continuidad de gran parte del grupo de trabajo. Las ausencias de aquellos estelares que llevaron a encontrar el camino y que hoy ya no están, generan un recambio que no es solo nominal. A partir de asumir esto, todos deberán comprender que se precisará del aporte extra de cada uno para suplantar el peso específico de Malcorra y Martínez especialmente. Ese es el desafío mayor, porque de esos pies surgía la generación del fútbol Tatengue.

Se precisará de Rolle, de Acevedo, de los Pittón, de Godoy, de Villar, de Algozino, de Vadalá y de otros también. Será necesario que la creación nazca de todos ellos, no que se caiga en la dependencia de un solo hombre, pero para que esa usina produzca juego no podrán estar todos en simultáneo dentro de la cancha. Desde el regreso de la actividad futbolística tras el enorme parate este plantel ha demostrado esa capacidad. Quizá sin tanta fluidez, pero lo ha hecho en los cuatro partidos oficiales.

La personalidad de este Unión, sus rasgos identificatorios son claros: solidez defensiva, gran sacrificio colectivo, volantes centrales que se complementan armoniosamente, un referente de área con presencia y transiciones veloces para lastimar… y aquí radica la cuestión principal. Los intérpretes que deben liderar esas salidas explosivas con velocidad pero además con precisión, serán los responsables de que el rojiblanco transforme avances en ataques. Esa es la búsqueda que parece desvelar al entrenador, más allá de los nombres. Y en las respuestas que pueda encontrar estará la clave para medir las aspiraciones a mediano plazo.

Consolidar, lograr que perdure más minutos lo que este conjunto ya ha demostrado de a ratos en los recientes encuentros es el gran desafío. Será cuestión de tiempo y de paciencia, herramientas que el Pueblo Tatengue le brindará seguramente a este proceso –de los más largos en la actualidad- que se lo ha ganado.

Ir partido a partido fue el mensaje de Madelón previo al inicio de la competencia. Objetivos cortos, pasos firmes y un piso alto desde el cual seguir creciendo, esa es la saludable realidad en la Avenida. Fuente: LT10

COMPARTIR