En el estadio “Alberto J. Armando”, Unión perdió 2 a 1 ante Boca Jrs. El autor de los goles fue Darío Benedetto para el local y descontó Brian Blasi para Unión. Se cerró un semestre PARA EL OLVIDO. Poco hay para rescatar del partido, tampoco mucho para marcar ya que es un equipo totalmente alternativo con juveniles y un técnico interino. En el primer tiempo, Mauro Vigliano no cobró una clara mano de Wilmar Barrios en el área de Boca Jrs. y aún hay grandes dudas sobre el primer gol de Boca ya que la televisión nunca mostró la posición del delantero. Solo quiero que todos se acuerden de esto, de lo que vivimos y pasamos estos 6 meses. De que empezamos la segunda parte del torneo en la sexta posición, peleando entrar a las copas y terminamos (hasta el momento) vigésimos segundos. Con esta derrota, Unión se queda con tan solo 32 puntos de 90 (8 victorias, 8 empates y 14 derrotas). Necesitamos cambiar la cabeza, tanto dirigentes como hinchas. EXIGIR y EXIGIR, no conformarnos con poco. A Unión lo hacemos grande nosotros, si nosotros no nos movemos, no lo va hacer nadie. Necesitamos una limpieza COMPLETA en el plantel. BASTA de jugadores que no se comprometen ni con el club ni con la historia. A los jugadores, les damos de comer NOSOTROS. Entonces EXIJAMOS que hagan bien su trabajo. ¡¡TODOS JUNTOS VAMOS A SALIR DE ESTO!!

Madelón: "Esto es una picadora, no te da tiempo"

-¿Qué te genera ser el técnico que más tiempo lleva en un club?

-Como cabeza de grupo, es una satisfacción. Estamos en un país con tanta agresividad con el resultado, que haber levantado una institución, junto a dirigentes y jugadores, es un orgullo. El placer máximo no sólo es estar en Primera sino que capitalizamos a un montón de chicos del club.

-¿Qué factores se tienen que dar?

-Confianza en todas las partes.Cuando vinimos había que ascender, arrancamos con turbulencia pero había que esperar y se dio. La clave del éxito es que cada uno haga lo que tenga que hacer. En estos clubes

cuando hay desorden o necesidad urgente del éxito se confunden los roles: el dirigente quiere ser técnico y el entrenador pretende enseñar a conducir el club. Le metimos mucho laburo. Unión logró posicionarse y es respetado.

-Hablás de funciones y a veces los entrenadores también son psicólogos, manager...

-Sí, pasa seguido y cansa la cabeza porque hacemos muchas cosas que no nos toca hacer y las energías se gastan. Armar los planteles, estar encima de los jugadores, organizar viajes, pretemporadas... El club
colabora pero soy obsesivo. Unión está ordenado pero hay que cuidar la Primera, por eso hay que invertir. Estamos bien pero falta crecer de cabeza.

-¿Unión es tu lugar en el mundo?

-Sí porque me fue bien como jugador y entrenador. Entiendo el club y elclub me entiende a mí.Tengo cierto respiro pero no me conformo. Hay que crecer porque si algo sale mal se derrumba todo. Tengo una imagen y hay que cuidarla. Y una de las claves es la comunicación. En una empresa a comunicación es casi lo más importante.

-Hoy muchos usan Twitter y Facebook...

-Las redes sociales es algo barato para el ser humano. Es fácil esconderse desde ese lugar y para nosotros trabaja en contra. Hay que abstraerse. Yo no tengo, no es bueno que alguien, y a veces de manera anónima, me diga qué tengo que hacer. Nosotros tenemos que tener la autoestima arriba y con tres o cuatro bombas te pueden tirar abajo. Las redes sociales pueden ser necesarias pero no las necesitamos.

-En esa "empresa" de la que hablás, ¿el técnico sería el gerente?

-Una empresa multinacional necesita del gerente pero también del barrendero, el contador etc. Si cada uno hace su parte bien, hay chances de crecer. Todos son importantes.

-Van pocas fechas y algunos ya cambiaron de DT...

-El fútbol argentino no te da tiempo. El entrenador es una parte y, como te decía, el mensaje tiene que ser importante. Lo nuestro es muy complicado... A nosotros nos sacaron el corazón y el hígado, por Malcorra, Riaño, (Mauricio) Martínez y seguimos igual. Mirá, si vos pedís una milanesa con huevo frito, la gallina está involucrada en la comida porque puso el huevo y la vaca también porque la mataron. Bueno, el técnico es la vaca. El resto está involucrado: el hincha, dirigente, utilero, etc. que van a seguir ligados al club si no se dan los resultados. Si va mal, nos vamos nosotros, no los hinchas. Esa es la diferencia. En Unión con poco hicimos mucho pero no hay que confiarse porquese puede agotar. La gente se puede aburguesar y eso no es bueno.

-¿Qué opinás de la nueva camada de técnicos?

-Hay más posibilidades para esos pibes pero a su vez menos tolerancia. Si les va bien están cerca de la Selección o pasar a un grande. Si les va mal esto es una picadora y no te espera. La parte mediática
prevalece mucho. Está bien que les vaya bien y está bien que se equivoquen. El fútbol no es complicado y la verdad la tenés si entra en el otro arco. Podés hacer un juego divino, 170 toques, 70% de tenencia pero si te hacen el gol a vos, la razón la tiene el otro. La vida es resultado. Al trabajador le piden resultados y si no lo echan. No el resultado de cualquier manera, claro.

-Hace 19 años que sos técnico. ¿Tuviste que adaptarte?

-Uno se va acomodando para llegarle al jugador. Ahora hay atención dispersa. La tecnología dispersa, le hablaste al jugador y enseguida agarran el teléfono y quizás se olvidaron lo que dijiste. Hay que acomodarse, ser reiterativo pero no cansador para que se habitúen. Nadie salió caminando de la panza: caminó, se cayó, volvió a caminar. El caso de Nacho Malcorra es un gran ejemplo. Ya había demostrado su buena pegada, pero se hizo comprar una barrera, se perfeccionó y se cansó de hacer goles de tiro libre.

-¿Cómo te definís? ¿Tus referentes son...?

-Como persona y líder admiro a Manuel Pellegrini. En los medios se habla más de tipos mediáticos que de él que ganó mucho. Y me gustan los equipos de Simeone: con poco hizo mucho. Creo que hay que ser flexible: lo flexible no se rompe. Soy práctico, audaz por todo lo que agarré, equilibrado, efusivo. Me gustan los equipos rabiosos y dinámicos porque vivo así. Me cuesta soportar un equipo que tenga la pelota sin progresar, no podría, pero lo respeto. Me gusta ir al hueso. Fuente: Olé

COMPARTIR