En el estadio "15 de Abril", Unión le ganó 2 a 0 a Rosario Central. Los autores de los goles fueron Franco Soldano y Leonardo Sánchez. Muy muy buena actuación de Unión. Un segundo tiempo perfecto, no solo por los 2 goles sino por las excelentes actuaciones individuales. Destacando mas que nada las actuaciones de Diego Godoy, Franco Soldano y Martín Rivero. Con esta victoria, Unión alcanza las 19 unidades (5 victorias, 4 empates y 3 derrotas).

En un fin de semana en donde no hubo fútbol oficial debido a la disputa de las Eliminatorias Sudamericanas, Ovación aprovechó para tener un mano a mano distinto con María Soledad Rossi, pareja del delantero Lucas Gamba y obviamente que en dicha entrevista participó el atacante mendocino, ya que la charla se dio en el mismo domicilio de esta pareja muy particular, ya que ambos juegan al fútbol.

El motivo de la nota fue que Sole contó qué significa para ella practicar fútbol femenino en el Club El Quillá, pero además de cómo surge este amor por la "número 5", más aún conviviendo con un jugador profesional.

"Desde chica me gustó jugar al fútbol, también practiqué durante 18 años vóley, me lesioné la espalda y eso hizo que empezara con unas amigas a jugar futsal en Mendoza... Así arranqué, después como se desarmó el equipo nos fuimos a hacer fútbol 5 y antes de venirnos para Santa Fe jugué en cancha de 11, pero como dije ya tuvimos que hacer las valijas porque él se venía a Unión", le contó la mendocina a Ovación, entre mate y mate.

Inmediatamente la primera pregunta que surgió para Soledad fue si su amor por este deporte venía de familia, a lo que respondió sorpresivamente: "No es tan así, la verdad que es algo raro, porque yo tengo una familia que son todos deportistas pero a ninguno le gusta o practicó profesionalmente el fútbol. Es más, ni si quiera lo miran... Por ahí mi primo que es fanático de Boca y con él veíamos algunos pero de mi familia cercana nadie, imagínate que mi hermano hace bicicross", detalló.


—¿Te dijeron algo cuando supieron que sos jugadora de fútbol?

—La verdad que no por el hecho de que somos deportistas y además soy profe de educación física. Sí, por ejemplo les sorprendió que dejará vóley pero como conté fue para no seguir lastimándome.

—Y estando ya con Lucas en Santa Fe, ¿cómo se te dio por jugar para El Quillá?

—Primero busqué futsal, no encontré e intenté volver al vóley pero iba a ser correr riesgos por esa lesión. Y un día salí a correr por el Parque del Sur y vi un grupo de chicas que estaban entrenando, pregunté cómo era la cuestión y noté la onda que tenían, lo unidas que estaban y así consulté cómo tenía que hacer para comenzar a entrenar. Así empezó todo y me quedé ahí... Estoy muy feliz en el club con las chicas porque hay un grupo humano bárbaro.

Fútbol y relación de pareja

—¿Qué pensás sobre el deporte que realizás teniendo en cuenta que convivís con un jugador de fútbol profesional?

—En realidad tomamos todo lo más normal posible, la idea siempre fue intentar hacer prácticamente la misma vida que hacíamos en Mendoza con Lucas, o sea él jugando y yo más allá de tener mi actividad deportiva también trabajar y mantener mucho contacto con la gente.

Así como María Soledad va al estadio 15 de Abril para ver los encuentros del Tate, todo hacía prever que el delantero cuando tiene un fin de semana libre –pocos por cierto– va a observar como juega su novia, aunque Soledad entre risas contó: "Muy pocas veces, pero sí fue. Lo que pasa es que por ahí le gusta quedarse en el departamento, hay una realidad y es que está todo el día con el tema fútbol, pero te repito que algunos fue a mirarme".

Otro de los puntos que enseguida tocó Ovación con Soledad, mientras Gambita, el hombre de los goles importantes en Unión, convidaba unos mates era estar al tanto si diariamente también consumían fútbol a través de la televisión. "Todo el día, nos despertamos mirando fútbol y nos acostamos observando también partidos u otros deportes porque además cada uno en lo suyo practicamos y más él, que más allá de que es su pasión es su trabajo", contó la profe.

A la hora de situarse en el papel de espectadora de los encuentros en la Avenida López y Planes con su novio como uno de los atacantes titulares, se le consultó a la profesora de educación física si también le hacía algunos comentarios a Lucas de cómo jugó en el partido de turno, a lo que respondió: "La verdad que no mucho porque no le gusta, y aunque no te lo dice te lo demuestra con su cara, pero de vez en cuando alguna opinión sale".

—¿Nunca una crítica, pequeña aunque sea?

—(Risas)... Algún que otro comentario pero no pasa de eso porque Lucas es de las personas que no te contestan.

El turno del atacante

Después de que María Soledad contara lo que significa el fútbol en su vida cotidiana y cómo convive con el deporte y con un jugador profesional, llegó el turno de tener la opinión del actual hombre de Unión sobre esta relación en la pareja con este deporte metido de lleno entre ellos.
"Me gusta lo que hace, creo que está muy bien. Ella nunca se queda quieta, le gusta hacer de todo y está muy bueno porque pienso que no es positivo que esté todo el día encerrada en el departamento. Ella es feliz haciendo lo que realiza y la banco en todo", contó Gamba.

—¿Te sorprendió cuándo la conociste en Mendoza?

—No, que me va a sorprender si cuando la conocí fue justamente porque fui a ver un partido de una amiga que tenemos en común y de ahí en más comenzamos a juntarnos con ese grupo y así arrancamos.

—No te quiero comprometer a que la compares a Sole con algún compañero que tenés en el plantel de Unión pero, ¿ tu novia juega como quién?

—Y es medio Mascherano pero jugando más como volante por la derecha. Con mucho sacrificio y una que otra raspadita mete como Manu De Iriondo... (risas). Además corre y mete mucho, cuando la vi en un encuentro también jugó de 2 y de 5, es medio comodín porque tiene un despliegue físico importante.

—Es evidente que la rutina diaria de quedarse ella sin hacer algo en el departamento no les va a ninguno.

—No, ni ahí, por eso está bueno que Soledad realice deportes y trabaje, aunque cuando a veces no está no tengo para comer y ahí se me complica porque yo en la cocina poco y nada. Así que ahí aparecen las viandas sanas de alguna casa de comidas, pero hablando en serio si ella es feliz de esa forma haciendo lo que le gusta está bárbaro, y mientras pueda la acompaño, aunque me cuesta un poquito ir a las canchas, a veces voy a mirar cómo juega.

—Lucas, para cerrar, ¿cuánto hace que están juntos?

—Hace tres años y somos felices. Eso se da porque cada uno entiende los tiempos del otro y en la pareja es positivo. Tenerla a ella conmigo se me hace todo más llevadero porque cuando uno está solo extraña. Por suerte desde que llegué a Unión estuvo conmigo, salvo cuando tuvimos que hacer la pretemporada, pero después siempre estuvo a mi lado.

Así se mostraron María Soledad Rossi y Lucas Gamba, el delantero Tatengue, que junto a su pareja, más allá del amor lógico también los une una pasión: el fútbol. Fuente: Diario Uno

Torneo Primera División - Fecha 13

Torneo Primera División - Fecha 13

Reportajes

Torneo Primera División - Fecha 12

Torneo Primera División - Fecha 12

Goles: 03' ST Franco Soldano (Un) ; 12' ST Leonardo Sánchez (Un)

Goles