En el estadio “Alberto J. Armando”, Unión perdió 2 a 1 ante Boca Jrs. El autor de los goles fue Darío Benedetto para el local y descontó Brian Blasi para Unión. Se cerró un semestre PARA EL OLVIDO. Poco hay para rescatar del partido, tampoco mucho para marcar ya que es un equipo totalmente alternativo con juveniles y un técnico interino. En el primer tiempo, Mauro Vigliano no cobró una clara mano de Wilmar Barrios en el área de Boca Jrs. y aún hay grandes dudas sobre el primer gol de Boca ya que la televisión nunca mostró la posición del delantero. Solo quiero que todos se acuerden de esto, de lo que vivimos y pasamos estos 6 meses. De que empezamos la segunda parte del torneo en la sexta posición, peleando entrar a las copas y terminamos (hasta el momento) vigésimos segundos. Con esta derrota, Unión se queda con tan solo 32 puntos de 90 (8 victorias, 8 empates y 14 derrotas). Necesitamos cambiar la cabeza, tanto dirigentes como hinchas. EXIGIR y EXIGIR, no conformarnos con poco. A Unión lo hacemos grande nosotros, si nosotros no nos movemos, no lo va hacer nadie. Necesitamos una limpieza COMPLETA en el plantel. BASTA de jugadores que no se comprometen ni con el club ni con la historia. A los jugadores, les damos de comer NOSOTROS. Entonces EXIJAMOS que hagan bien su trabajo. ¡¡TODOS JUNTOS VAMOS A SALIR DE ESTO!!

Unión no quiere que el celeste le cueste

Adentro Diego Godoy y Guido Vadalá, afuera Nahuel Zárate y Lucas Gamba. Esto es lo que pensó Juan Pablo Pumpido con el objetivo, en primera instancia, de darle un poco más de fútbol al mediocampo y armar un tándem ofensivo por izquierda (Bruno Pittón de “3” y Diego Godoy como carrilero), y abrir a un adversario que seguramente vendrá a esperar, con un jugador hábil y escurridizo como Guido Vadalá. Son los pocos retoques que hará el nuevo técnico rojiblanco para buscar su primera victoria al frente del equipo, ante un Temperley que llega convulsionado y con técnico interino.

Unión viene de conseguir un buen resultado en Tucumán, aunque no logró repetir todo lo bueno que hizo en la despedida de Madelón ante Sarmiento. De todos modos, el empate fue un gran resultado y valió como una victoria, tanto que sirvió para darle impulso a Juan Pablo y para que los dirigentes se convenzan, ante la ausencia de una “alternativa superadora” de confirmarlo como entrenador del plantel profesional, algo que ocurrió hace una semana, exactamente.

En cuanto a lo táctico, nada variará. El planteo será con un 4-4-2, con dos buenos tándem en los laterales para aprovechar. Es que teniendo a Bruno Pittón y a Brítez como marcadores de punta, más el aporte que seguramente van a hacer Algozino, con algo más de dinámica que el paraguayo Godoy, el equipo tendrá variantes para abrir la cancha.

A propósito de Diego Armando Godoy, la de mañana es una buena oportunidad para que la aproveche. Pumpido pensaba en Rolle, como para armar algo similar a lo que Madelón hizo en el primer tiempo del encuentro ante Sarmiento. Pero al final decidió poner un jugador como Godoy, de características no tan diferentes, ya que tiene tendencia a meter diagonales y dejará que la raya sea ocupada por Bruno Pittón, un jugador que ha demostrado que no sólo puede ser una buena alternativa de “3” sino también de volante por izquierda, posición que desempeñó muy bien, sobre todo en el segundo tiempo ante Sarmiento.

Después, la ratificación de la dupla Mauro Pittón-De Iriondo, que ha cumplido con creces en estos últimos partidos, haciendo olvidar la ausencia momentánea de un jugador importante para el equipo como Nelson Acevedo. Lo propio ocurre en el fondo, donde ese “comodín” que tiene el equipo en Agustín Sandona, sirve para cubrir ya sea el puesto de lateral por derecha cuando falta Brítez, o el de marcador central, cuando se produce la ausencia de alguno de los dos titulares, como ahora pasa con Leo Sánchez.

Uno se imagina un partido en el que Unión asumirá la iniciativa, presionará y seguramente tratará de abrir el marcador lo más rápido posible para obligar al rival a salir un poco más. Temperley, urgido por sacar puntos ya que ocupa una posición comprometedora en la tabla de promedios, buscará esperar de mitad de cancha hacia atrás y cerrarle los caminos al rival.

Una buena para Temperley es que aparentemente contará con la presencia de Ariel Cólzera, el ex Unión que luego de un buen paso por el fútbol misionero (jugó en Crucero del Norte), recaló en el sur del Gran Buenos Aires y es uno de los futbolistas más claros que tiene el equipo que ha perdido el entrenador luego del despido de Carlos Mayor. Fuente: El Litoral

COMPARTIR