Federico Andrada es otra de las opciones en la ofensiva

La posibilidad de incorporar dos refuerzos le abre a Juan Pablo Pumpido la chance de buscar alternativas no solamente en algunos equipos de Primera División, sino también en conjuntos del ascenso y ligas de países vecinos. Desde el mismo momento que abandonó la ciudad –está de vacaciones–, en todo momento el joven adiestrador se mantuvo en contacto con los referentes dirigenciales para evaluar alternativas y, en caso de prosperar, cerrar alguna negociación antes de iniciar la pretemporada.

Más allá de lo expuesto anteriormente, en el marco de este panorama, teniendo en cuenta que aún el mercado de pases está bastante quieto, dirigentes y el propio entrenador desde Uruguay no cesan en el monitoreo de algunas cuestiones para intentar darle forma al Unión 2017, con un par de bajas y los que pueden llegar para afrontar los 16 partidos finales.

Dentro de las posibilidades para sumar un delantero surgió la posibilidad de ir por los servicios de Federico Andrada, este joven delantero que surgió en River pero que en el tramo inicial del certamen vistió la camiseta de Quilmes.

El artillero (sumó 4 goles), está a préstamo en el Cervecero hasta junio de 2017, pero en su contrato figura una cláusula de salida antes de que vuelva la actividad oficial. Por estas horas el futbolista se encuentra en el exterior pasando sus vacaciones.

Situación complicada

En caso de prosperar las negociaciones, Unión debería como primera medida, independientemente que arregle con el representante de Andrada (Pablo Sabbag) los términos de su vinculación, que el atacante se desvincule de Quilmes, para luego negociar con River y hacerse con los servicios de un jugador que le convirtió de penal al rojiblanco cuando empataron 1-1 en el 15 de Abril.

Los distintos medios partidarios que siguen a Quilmes dan cuenta que no hubo ningún contacto oficial, y que la posibilidad de que Andrada se sume a Unión nació a partir de un contacto que estableció Pumpido con un periodista que sigue a River.

Hay que tener en cuenta que Quilmes no tiene de ninguna manera asegurada su permanencia (está en el puesto 24 de los promedios), y Belgrano por ejemplo está luchando para repatriar a César Rigamonti tras el retiro de Olave, con lo cual el DT Alfredo Grelak no vería con buenos ojos que se le vayan dos jugadores titulares en su estructura.

Explotó en el Cervecero

Federico Andrada nació en Buenos Aires el 3 de marzo de 1994, inició su carrera en River donde apenas jugó 19 partidos y marcó un gol (a Rosario Central).

En la temporada 2014/15 pasó a préstamo al Metz de Francia donde anotó un tanto en 14 encuentros.
Tras su regreso, fichó en Atlético de Rafaela en 2015 (5 partidos) y desde 2016 está en Quilmes donde lleva convertidos 6 goles en 25 cotejos.

Está claro que el Tanque nunca pudo demostrar sus cualidades porque tenía muchos jugadores que lo taparon en River pero sus primeras salidas tampoco le brindaron la chance de mejorar en lo futbolístico. Ni el paso por el fútbol francés o aquella fugaz presencia en Atlético de Rafaela hacían pensar que podía estar en el nivel que últimamente demostró. Por eso la apuesta que hicieron los dirigentes de Quilmes junto a Alfredo Grelak.

En las inferiores del Millonario se cansó de hacer goles, pulverizando incluso un récord que ostentaba José Sand. Admirador de Gabriel Batistuta, el oriundo de Carapachay fue comparado en cuanto a su estilo al Torito Cavenaghi. Todo ese talento que afloró en las divisiones inferiores es el que pareciera comenzar a emerger en la máxima categoría del fútbol argentino. Por ende, Quilmes peleará por tenerlo entre sus filas hasta que junio venidero y Unión consulta, de acuerdo a las alternativas viables, si es factible incorporar a un joven delantero que desea hacer pie y ganarse un lugar en Primera División. Fuente: Diario Uno

Con tecnología de Blogger.