Fueron pocos pero buenos

El termómetro de la regularidad y el protagonismo lo marcan los resultados. Hacerse fuerte en casa y rescatar siempre algo en condición de visitante. Ese es el ideal y de hecho era lo que venía haciendo desde su asunción la formación de Juan Pablo Pumpido. Pero San Lorenzo le cortó la racha y de esa manera se esfumaron los 14 partidos que tuvo el Tate a lo largo del año en condición de visitante. Este análisis deja de lado obviamente los cotejos que afrontó en las distintas etapas de la Copa Argentina.

Si hay que ir para atrás en el tiempo y tomar como referencia su retorno a Primera División en 2015, indudablemente el porcentaje de cosecha decreció, con un partido más jugado el año anterior.
Torneo largo

En el certamen de 30 elencos que arrancó en febrero y terminó en diciembre del año pasado, los rojiblancos ganaron 4 veces en condición de visitante: 3-1 a Quilmes en el primer semestre; 2-1 a Argentinos Juniors; 4-3 a Boca en La Bombonera y 3-2 a Atlético de Rafaela en La Perla del Oeste.

En total sumó el 42,22% de los puntos en disputa, con 23 goles a favor y 26 en contra. En cuatro ocasiones se retiró sin convertir un tanto, mientras que tres veces mantuvo su valla invicta.

Ni tan bueno ni tan malo

A lo largo de este año, los rojiblancos disputaron dos torneos. En el semestre inicial afrontaron el Torneo Transición, donde precisamente comenzaron a acomodar la campaña pobre que traían desde el inicio con el 3-0 ante Colón en el estadio Brigadier López. Aquel 19 de marzo marcó un antes y después para lo que finalmente terminaría cristalizando el equipo que dirigía Leonardo Carol Madelón.

En los seis meses iniciales, salió del 15 de Abril en 8 oportunidades y cosechó 5 igualdades, además de dos derrotas, con 7 goles a favor y 10 en contra. Los 8 puntos de los 22 que sumó en la tabla general representan el 33,33% en disputa.

Ya con caras nuevas e importantes ausencias por partidas inevitables, el propio Madelón conformó un equipo al que intentó darle su impronta pero no pudo plasmarlo y el golpe de quedar eliminado con River en Mar del Plata, terminó por acelerar su salida del club.

En el certamen de entrecasa, el Tate debutó en condición de visitante con un triunfo rutilante: bajó 1-0 a Lanús, que venía de ser campeón en la parte inicial de año. Pero a partir de ese momento, a pesar de que tuvo posibilidades de ganar varios duelos, definitivamente alcanzó dos igualdades y tres derrotas.

En este proceso con Juan Pablo Pumpido, la formación de la Avenida López y Planes pudo empatar en Tucumán y La Plata, más lo reciente sucedido en el Pedro Bidegain.

Los números marcan el 27,78% de eficacia, algo inferior a 2015, representando apenas 5 unidades de las 19 que ostenta en el campeonato.

Si bien todavía hay que pensar en Racing para terminar de la mejor manera ante su gente, la consigna será incrementar esa sumatoria en 2017 cuando salga de la ciudad. Fuente: Diario Uno

Con tecnología de Blogger.