Martín: "Guarda con el lío de la tele"

La palabra de Marcelo Martín, uno de los vicepresidentes de Unión, es significativa porque se trata del dirigente de Santa Fe que mayor presencia tuvo en este año plagado de deliberaciones y negociaciones inconclusas que hoy están creando un manto de incertidumbre de lo que puede llegar a pasar el año que viene.

“¡Guarda con este lío de la tele!”, fueron las últimas palabras de Marcelo Martín en la entrevista, a sabiendas de que desde la misma órbita del gobierno se dice que el 31 de diciembre se cortará el flujo de dinero. El programa Fútbol para Todos lleva poco más de siete años de vigencia, pero hay una decisión muy clara de parte del gobierno de darlo por terminado

—aunque todavía quedan algunos años para que expire el contrato—, como así también hubo una nota firmada por la gran mayoría de los dirigentes del fútbol argentino buscando romper ese vínculo para negociarlo, por uno mejor, con las cadenas privadas.

—¿Cómo está la situación, Marcelo?

—Hubo una comunicación que trajo Javier Medín, de la comisión normalizadora, ratificando la decisión del gobierno de rescindir el contrato. Ahora se están discutiendo las formas y los modos. Este tema es central para el fútbol y para la gente, porque involucra la posibilidad de ver o no ver los partidos.

—¿Está al día el gobierno?

—No, porque hay un compromiso que todavía no se pagó y es de 350 millones de pesos, que fue la ampliación que se hizo en agosto, cuando los clubes solicitamos el dinero para que arranquen los campeonatos. Este desembolso no se produjo y nos crea un problema fenomenal.

—¿Qué implica en el caso de Unión?

—Dos planillas de sueldos, que no es una pavada.

—¿Cuál es la postura de los clubes?

—Negociar la rescisión, pero a la vez intentar un período de transición. La idea es que se pague, por parte del gobierno, un dinero por esta rescisión anticipada y eso nos dé tiempo para hacer una licitación internacional compartimentando productos.

—¿Qué sería eso?

—No sólo vender el fútbol por TV, sino también streaming, fútbol por Internet, etcétera. Y la idea es no hacerlo a un solo proveedor, sino diversificar.

—¿Y si no se arregla?

—Si esto se rompe el 31 de diciembre definitivamente, nosotros no estamos en condiciones de poner el fútbol en la pantalla el primer fin de semana de febrero, salvo que lo mal vendamos.

—Por lo visto, situación compleja...

—Claro que es compleja, por eso la idea de ganar tiempo para hacer una licitación internacional.

—¿Están unidos?

—Hay unidad de objetivos pero no hay comunidad de intereses. La comisión negociadora que estuvo con Turner y Fox es la que se reunirá con el gobierno. Hasta ahora, nadie avizora una ruptura, pero esto es como una familia, pueden haber fisuras. Estamos unidos detrás del objetivo de arreglar este tema, pero convengamos que los intereses de los clubes grandes son distintos a los de los chicos.

—¿Va a pagar el gobierno esos 350 millones?

—Debe pagar. Y si no lo hace, será otro lío.

—Boca amenazó en algún momento con crear un canal propio y televisar sus partidos por Internet...

—Los derechos se negocian en conjunto porque es la AFA la dueña de los derechos audiovisuales. Grondona puede haber hecho muchas macanas, pero eso lo hizo muy bien. Los clubes tenemos cedidos a la AFA los derechos audiovisuales.

—O sea que van todos juntos sí o sí...

—Si encima de los problemas que tenemos para negociar con el gobierno o con las empresas que se interesan, le agregamos un esquema interno rupturista, todo se hace muy complejo.

—Pero los intereses son diferentes...

—Para Boca, la TV es el 8 por ciento de su presupuesto, pero para Unión y la mayoría de los clubes, es muchísimo más. Hay cosas que no pueden pasar, a mí me tocó estar afuera del país y vi gratis los partidos de Unión por Internet y eso no puede ocurrir, es plata de los unionistas. Por eso digo que hay que dividir los productos y hacer una buena negociación.

—¿Habrá elecciones el año que viene en AFA?

—En la segunda quincena de enero llegará un estatuto modelo de Fifa y habrá que convocar a una asamblea. Una vez consolidado ese estatuto, se vendrá el proceso eleccionario, que no será antes de marzo o abril.

—La última, ¿sólo dos refuerzos en esta reapertura del libro de pases?

—Sí... Ahí hubo algún intento por ampliar ese cupo, pero no... Después andamos carancheando jugadores y todos detrás de los mismos. Son dos y nada más.

—Y arranca el 5 de febrero...

—Sí... Pero guarda con este lío de la tele...
Fuente: El Litoral

Con tecnología de Blogger.