De Iriondo: "Nunca hay que relajarse"

El 26 de septiembre de 2015, Unión le ganó a Atlético de Rafaela por 3-2, en la antesala de un Clásico santafesino, y el hecho que más se recuerda fue que Adrián Bastía (hoy en Colón) fue al arco por la expulsión de Carlos Di Giorgi cuando su equipo había hecho ya los tres cambios y le atajó un penal a Claudio Riaño. Sin embargo, en ese partido se lesionó gravemente Manuel De Iriondo en su rodilla izquierda, por lo cual debió estar parado por varios meses.

Estuvo disponible para la mitad del Torneo 2016 que se disputó en el primer semestre de ese año, aunque no sumó muchos minutos, ya que la dupla de volantes centrales estaba consolidada con Mauricio Martínez y Nelson Acevedo. En tanto, en el inicio de este campeonato también arrancó peleando desde muy atrás, ya que los elegidos por Leonardo Madelón eran Chaco y Mauro Pittón, encima había llegado Martín Rivero para potenciar el puesto.

Sin embargo, hubo un antes y un después en la previa del partido ante River por los cuartos de final de la Copa Argentina, ya que para jugar ante Tigre (cuatro días antes de dicho cotejo), Madelón optó por un equipo alternativo y al igual que Lucas Algozino y Guido Vadalá, De Iriondo dejó una grata impresión.

Lo que siguió es conocido. Unión quedó eliminado, el Francés dejó su cargo, se apostó por Juan Pablo Pumpido en un momento donde Acevedo había quedado sentido de la batalla en Mar del Plata.

El mismo Madelón lo mandó a la cancha en la victoria ante Sarmiento, que a la postre sería el último cotejo del DT y con Pumpido aprovechó la chance para ganarse el puesto, a tal punto de ser titular en todos los encuentros que le restaron a la primera parte del certamen.

Desde Mar del Plata, en diálogo con "Dale Dale Deportivo", por Aire de Santa Fe (FM 91.1), el volante comenzó diciendo: "El año pasado no pude hacer la pretemporada porque me estaba rehabilitando de la lesión, por lo que estoy disfrutando mucho de esta. Me siento muy cómodo con el grupo, nos divertimos, nos llevamos muy bien por lo que se hace más llevadero. Es un poco monótona la pretemporada por la rutinas y los horarios, pero el grupo se entiende y eso está bueno".

Sobre la exigencia de los trabajos previos al inicio del certamen, dijo: "Está siendo muy dura, todos los días en doble turno, nos estamos poniendo muy bien para el arranque del torneo, aunque todavía no se sabe cuándo será. Nosotros estamos tratando de estar preparados".

Luego, se le preguntó por el antes y el después que marcó el partido ante Tigre, y dijo: "Los entrenamientos son muy importantes. Luego de la lesión que sufrí volví a mediados del torneo anterior pero hice la pretemporada de invierno y me pude poner a punto; además el trabajo fuera del club fue importante. Me tocó mucho tiempo estar fuera de los concentrados, por lo que me las tuve que rebuscar para tratar de estar en forma, aunque los ritmos de juego te lo dan los partidos. El partido ante Tigre fue el que más lo sentí desde lo físico, ya que hacía un año que no jugaba 90 minutos, por lo que terminé acalambrado. Pero luego tuve continuidad y me sentí muy bien".

En cuanto a la importancia que tiene su puesto en la solidez del equipo, manifestó: "Me enseñó mucho a correr la cancha Víctor Bottaniz cuando yo estaba en Rafaela, cuando él era el técnico de la Reserva y el coordinador de Inferiores. Me enseñó a manejar los espacios y a hacer los relevos. Yo era un jugador de contención, entonces él me explicaba de qué manera tenía que correr la cancha, en no correr de más, de ver cuáles eran los espacios; si se iba un volante cómo relevar, movimientos que son importantes. También aprendí mirando mucho de jugadores importantes que estuvieron en Rafaela y Unión".

Una nueva versión

En otro tramo de la entrevista, se le hizo mención a la evolución en su juego y cómo una vez que recupera juega a un toque, y explicó: "No me quiero complicar por eso trato de sacármela rápido de encima (risas). La verdad que los partidos donde jugué en el semestre pasado me tocó hacerlo al lado de jugadores de muy buen pie, por lo que recuperaba y tenía a Mauro (Pittón), Martín (Rivero), el paragua (Diego Godoy), Bruno (Pittón) o Rulo (Lucas Algozino). Son jugadores a los que le das la pelota y saben salir de situaciones donde no todos salen. Para mí es un alivio, yo me siento bien recuperando, dándosela a ellos. Pueden solucionar cosas que uno –que no tiene esas características– no puede hacer".

Luego se le preguntó por su regreso tras la lesión, comparándolo con Franco Soldano y expresó: "Franco volvió muy bien de la lesión, le tocó lo mismo que a mí y volvió impresionante, haciendo goles que le suma en la confianza, su juego y su carrera. A mí me tocó la posibilidad de entrar, era algo que lo estaba esperando mucho con trabajo y en silencio, sin hacer mucho ruido. Traté de aprovecharlo de la mejor manera posible".

Más adelante se refirió a la competencia que hay por los dos puestos del mediocampo y opinó: "Cada uno tiene lo suyo, la verdad que está bastante cubierto ese puesto, pero está bueno. Da una competencia sana que te lleva a no relajarte nunca y a tratar de seguir mejorando. Me tocó estar fuera de los concentrados, de suplente y de titular. Esto te lleva a no relajarte ya que el que jugó anduvo bien, entonces no podés dar ventajas nunca. Chaco (Nelson Acevedo) y Mauro (Pittón) anduvieron muy bien en el arranque del torneo, pero Acevedo tuvo la mala suerte de lesionarse. Mauro hizo un gran torneo, fue uno de los que más jugó. Mientras que Martín (Rivero) es un jugadorazo y lo hizo muy bien las veces que le tocó".

—¿Cómo está hoy el equipo, lo ves con continuidad de lo que hizo en la final del semestre pasado o está arrancando de nuevo?

—Mucho parámetro no tenemos porque fue un solo amistoso el que jugamos; se está trabajando muy duro y el partido (ante Aldosivi) se hizo un poco impreciso. Pero el equipo va a seguir siempre de la misma manera, tiene una idea, una identidad que ojalá la podamos mantener.

—¿Vas a empezar a pegarle más al arco después de lo que pasó el sábado? (NdR: anotó desde afuera del área ante el Tiburón)

—Hasta el día de hoy me están cargando. La verdad que mis compañeros no lo pueden creer, ni mi familia lo podía creer. Nos divertimos con el tiro al arco. Ojalá se pueda dar en un partido oficial del torneo, mientras tanto no me voy a volver loco por hacer un gol, porque no es mi característica lo de los goles. Si se da mucho mejor, si los goles los hacen los otros y Unión gana, es lo importante.

Por último, se le hizo mención al arranque que tendrá el equipo en los dos primeros partidos de 2017 (ante River en el Monumental y contra Colón en el 15 de Abril), y expresó: "Son dos partidos, sobre todo el Clásico, que marcan una temporada, un semestre. Son lindos de jugarlos pero hay que hacerlos con responsabilidad. Dios quiera que salga todo bien para Unión en el Monumental, en el Clásico y en los otros partidos también". Fuente: Diario Uno

Con tecnología de Blogger.