Destino Mar del Plata

Tal como estaba previsto, en la medianoche de hoy lunes el plantel profesional de Juan Pablo Pumpido viajaba con destino a Mar del Plata, donde continuará durante diez días el trabajo de fondo de pretemporada. Dos de los llamados refuerzos que llegaron en su momento por pedido de Leo Madelón, el punta Danilo Carando y el volante Robertino Insúa, no formarán parte de la delegación tatengue y se quedarán entrenando con la reserva de AFA en Santa Fe.

Distinto es el caso de Santiago Magallán, que también llegó como una de las caras nuevas —en este caso junto a Guido Vadalá—, que estará dentro de listado de 30 jugadores que eligió Pumpido.

Tanto Carando como Insúa saben que no serán tenidos en cuenta para Primera y tampoco harán fútbol en la reserva de Magnín, ya que la política deportiva de Unión es clara: quieren que en la antes llamada “división preliminar afista” jueguen los chicos del club.

Con los dos jugadores, la idea institucional es intentar rescindir el vínculo antes de tiempo. Pero un caso es distinto la otro: Insúa llegó a préstamo desde San Lorenzo y Carando tiene su propio pase en la mano.

En el caso del hijo de Rubén Darío Insúa, ex compañero y amigo de Madelón, su pase es del club de Marcelo Tinelli: si Unión le pide que vuelva “ya mismo” a San Lorenzo, le restaría un cupo de refuerzos en esta ventana de verano. En cuanto a Danilo Carando, si se llega a un acuerdo para rescindir, se podría ir ya mismo de Santa Fe.

Finalmente, quien también se quedará en Casasol es el delantero Tomás Bolzicco, que se volvió antes de tiempo del préstamo en Unión La Calera de Chile. El pase del chico es de Unión pero tampoco será tenido en cuenta por Pumpido: si su representante —para variar Cristian Bragarnik— no le consigue un club, ocupará el segundo cupo de refuerzo 2017, recordando que el primero es Mauro “Pitu” Cejas que viene del Puebla de México. Fuente: El Litoral

Con tecnología de Blogger.