Gamba: "No me desespero por irme"

No era un jugador de renombre ni mucho menos un goleador cuando llegó a Santa Fe. La dupla que había armado Madelón era Triverio-Guerra y fue uno de los grandes aciertos, junto con Malcorra y otros más, en un mercado de pases en el que Unión n o “pifió” casi en nadie y armó un equipo que apabulló rivales y se “comió” el torneo de ascenso. En ese plantel estaba Lucas Gamba, primera alternativa de reemplazo cuando alguno de los titulares faltó. Convengamos que sus chances, en ese torneo, llegaron cuando Triverio o Guerra se lesionó o fue suspendido. Pero a veces jugando de arranque –las menos- y otras entrando en el segundo tiempo, Gamba empezó a mostrar sus aptitudes y por lo que había sido su carrera hasta entonces, podría decirse que encontró, en Unión, su lugar en el mundo.

Después se fue afianzando de a poco y el torneo de Primera le dio más chances que el de ascenso. Se fue Guerra primero, después Unión vendió a Triverio, llegaron algunos delanteros pero Madelón siempre tuvo a Gamba como una alternativa válida. Y cuando cambió el esquema y pasó del 4-4-2 al 4-2-3-1, el mendocino se recostó por la derecha y ahí descubrió que tiene condiciones para el ida y vuelta, por más que ese amplio despliegue le quite piernas y posibilidades para definir frente al arco rival.

Y si algo le faltaba para terminar de meterse al hincha de Unión en el bolsillo, fue el gol en la agonía del clásico del año pasado, dándole la segunda alegría consecutiva al Tate en un 2016 que, como se dice, uno de los aspectos más positivos fueron las dos victorias ante el rival de siempre.

Cuando Unión jugó ante Racing en el cierre del año, estuvo en el estadio el representante de Gamba. ¿Qué dijo?, que Lucas entra en el último año de su contrato con Unión, que “no es bueno que esto ocurra” y que lo mejor es “aprovechar este momento, las ofertas que hay y hacer un buen negocio para las dos partes, para el jugador y también para el club”. Se habló de Estados Unidos, también del fútbol asiático y algún que otro interesado de nuestro país. Gamba no se desespera y trabaja a fondo en Mar del Plata con el resto de sus compañeros. En el primer amistoso marcó un gol y formó dupla de ataque con Andereggen. “De Gamba no sé nada, nadie me dijo nada y repito lo que siempre digo, hasta que no haya algo cierto y concreto, para mí son todos rumores”, dijo Juan Pablo Pumpido.

-¿Cómo te sentís, Lucas?

-Muy bien, trabajando tranquilo, muy duro y buscando la puesta a punto en lo físico. El tiempo de vacaciones no fue tan prolongado, así que supongo que enseguida lograremos ese buen estado que buscamos.

-¿La mente está ciento por ciento en Unión o no?

-Ciento por ciento en Unión. Hasta que alguien me confirme algo, yo tengo la mente y el físico puesto con todo en este club. Sé que mi representante estuvo hablando algo, pero no me confirmó nada hasta ahora.

-Daría la impresión de que este es el mercado de pases en el que más se te nombró…

-Siempre hay versiones, pero hasta que mi representante no me diga algo fijo, yo entreno normalmente. Las posibilidades existen siempre, no solamente en este mercado de pases. Por eso me acostumbré a todo esto y no me desespero.

-¿Pero hay algo cercano esta vez?

-Te lo juro que nada, mi representante me deja tranquilo y me dice que trabaje con todo en mi club y que si hay algo firme, me lo va a decir enseguida. Se habla de Estados Unidos y del fútbol árabe… Lo único que te puedo decir es que están lejos los dos países (risas).

-Antes del partido con Racing, él dijo que lo mejor sería que en este momento se pueda producir la transferencia y que ganen todos. ¿Coincidís?

-Lo analizaría. Si hay una buena propuesta que le convenga al club y a mí, me gustaría. Pero tiene que convenirnos a los dos.

-No se te nota desesperado…

-Es que yo me siento alguien valorado e importante en este club, por eso no me vuelvo loco. Ni me desespero por irme.

-¿Cambia tu posición en la cancha ahora con Pumpido, teniendo en cuenta lo que hacías con Madelón?

-Con Juampi volví a jugar más de punta, en el área, cerca del gol y en compañía de Soldano. Me gusta jugar ahí. No tenía problemas en hacer el carril cuando con Leo hubo algunos cambios en el esquema, pero a mí me gusta el puesto de delantero. Fuente: El Litoral

Con tecnología de Blogger.