Pumpido: "No sé cuántos planteles tienen para armar dos equipos y que sean parejos"

“Brítez,¡¿me gasté 300 mangos en el remise desde el centro para venir a verte!”, le gritó un hincha de Unión, del barrio de Barranquitas, que veranea en la Feliz y que respondió al llamado del corazón y del sentimiento tatengue para acercarse al puerto marplatense para ver en acción al equipo de Pumpido. Obviamente, no se hizo esperar la respuesta de Emanuel Brítez, que en pleno partido y habiéndolo escuchado varias veces, se dio vuelta y le dijo: “Después te la devuelvo”, en broma, claro.

Pumpido, tal como se lo anticipó el viernes a El Litoral, armó dos equipos mezclados con titulares y suplentes. El resultado, como se dice habitualmente en esta clase de partidos, es lo de menos. Pero siempre sirve ganar. Y Unión lo hizo en uno de los partidos, con un gol de Gamba aprovechando un error defensivo del rival, más un golazo de De Iriondo desde afuera del área. Después, el otro equipo empezó muy mal, porque sufrió un gol apenas comenzado el partido, pero después clavó Anselmo otro verdadero golazo (la paró con el pecho y metió un remate tremendo que dejó sin chances a Campodónico), convirtiendo el 1 a 1 con el que concluyó ese segundo partido.

Las conclusiones del técnico van más allá de lo que deja el partido desde el punto de vista del resultado, máxime en este momento en el cuál no se sabe todavía si el tiempo de recuperación culminará antes del primer fin de semana de febrero o si se prolongará por uno, dos o vaya a saber uno cuántos fines de semana más, en este convulsionado fútbol argentino que sigue agregando historias de charlas (hubo una entre Tapia y Angelici en las últimas horas) para ver si aparece alguna veta que permita ver el horizonte con mayor claridad.

Veamos las conclusiones de Pumpido:

“La idea era terminar la semana con volumen de fútbol y se cumplió, me voy muy contento con el rendimiento que tuvieron los dos equipos. La verdad es que ví al equipo preciso, fluido con la pelota y pienso que el hecho de que las vacaciones fueron cortas, hizo que no se perdiera tanto en lo futbolístico”.

“Hicimos doble turno todos los días y este rato largo de fútbol me dejó muy conforme. Terminamos una buena primera semana de pretemporada”.

“Anselmo estaba en el lugar en el que tenía que jugar, lo dije el otro día. Si él juega metido entre los dos centrales, va a hacer muchos goles. Tiene que jugar ahí, es un ‘9’ que necesita que el equipo lo abastezca y eso pasó hoy, cuando el Chino Sandona le ‘pinchó’ la pelota, la paró con el pecho y la clavó”.

“La idea es abrir bien la cancha, meter centros desde tres cuartos, buscar variantes y por eso trabajamos mucho. Además, se conocen mucho los muchachos y eso sirve”.

“No le pedí mucho porque sé que están cansados, hicimos doble turno el viernes y jugamos el sábado a la mañana, eso te da la pauta de que no nos guardamos nada ni pensamos en dejarlos descansar para el partido. Les dije que si se sentían confiados, presionen arriba y si no, esperen. El objetivo fue jugar ordenado. El segundo equipo tuvo mayor tenencia, pero el primero mostró una transición muy rápida del medio hacia arriba y fue práctico, por eso ganó”.

“¿Si quiere decir algo que armé la dupla Acevedo-De Iriondo en el primer partido?, nada, no quiere decir nada. Contra Quilmes jugaré distinto, ya verán. En este equipo no hay titulares ni suplentes, a todos los considero de la misma manera, sólo tengo que elegir bien los once que entran y los siete que van al banco”.

“Es bueno tener el lio por buenos rendimientos a tenerlo por malos rendimientos. Cualquiera de los que juegue puede rendir bien y si analizás los partidos con Aldosivi, cualquiera de los dos puede representar bien a Unión, y eso que mezclé bastante. Eso da la pauta de que el nivel es parejo. No sé si hay muchos equipos que puedan armar dos equipos que sean tan parejos en el rendimiento”.

“Tengo que trabajar para que el equipo pueda buscar a Anselmo en el centro del área y que a Soldano lo hagan al pie. Pero como ellos se conocen, sé que lo van a hacer bien. En este partido, Sandona lo vio a Anselmo metido entre los centrales y se la tiró porque sabía que iba a ganar”.

“De Lucas Gamba no tengo nada concreto, son todos rumores, pero a mí no me dijo nadie nada. Por suerte, marcó otro gol. Yo no me voy a apurar y no voy a traer a nadie por si alguno se va. Por ahora estamos bien”. Fuente: El Litoral

Con tecnología de Blogger.