Una semana decisiva para la posible vuelta de los campeonatos

Hoy arrancará una semana decisiva. Quizás, la más importante de los últimos tiempos para el fútbol argentino. Será el primer día de una serie de reuniones que puede llegar a encaminar la solución económica para que la pelota empiece a rodar, al menos en Primera División (la B Nacional debía empezar el próximo fin de semana, casi una utopía a esta altura), nuevamente en los plazos establecidos y que no se estire más allá del segundo fin de semana de febrero. Marcelo Tinelli pretende recuperar el protagonismo y encauzar su candidatura a la presidencia de la AFA. A partir de hoy y durante esta última semana de enero, los caminos de la casa madre del fútbol argentino podrían empezar a limpiarse.

La primera reunión tendrá a los clubes de Primera, convocados (¿irán todos?) por Tinelli, hoy a las 16 en la AFA. En ese cónclave, el conductor televisivo les contará al resto de los dirigentes cómo fue la negociación con Fernando De Andreis, secretario general de la Presidencia de la Nación y último jefe político del Fútbol para Todos. En el encuentro entre el conductor de TV y el funcionario macrista, se acordó acelerar el proceso de rescisión del contrato del Estado con la AFA, que rige desde 2009 bajo el mandato de Cristina Kirchner y con fecha de vencimiento en septiembre de 2019. Por esa ruptura, el Gobierno le daría entre 350 y 530 millones de pesos a los clubes. El monto aún no está determinado. Tinelli buscará el respaldo de los clubes de Primera para refrendar el acuerdo, y para confirmar su aspiración política: su decisión es postularse sólo si tiene consenso.

La siguiente reunión importante será mañana en la Casa Rosada. Hasta allí llegarán los directivos de Turner y Fox, las dos empresas que buscan adquirir los derechos de televisación del fútbol argentino, para reunirse con De Andreis y Fernando Marín, último coordinador de FpT. Los empresarios de las cadenas televisivas multinacionales fueron quienes pidieron la reunión en Casa de Gobierno, por una cuestión protocolar, informaron fuentes de Balcarce 50.

Tras ese encuentro, Turner y Fox tienen pensado juntarse con los dirigentes. Eso ocurriría entre miércoles y jueves. Las empresas llevarán una oferta que rondaría los 2500 millones de pesos, pero desembarcarían recién en agosto y con un campeonato que no tenga más de 22 equipos. Podría darse el comienzo de la Superliga, aunque el torneo deberá ser corto, ya que se volverá al certamen largo desde principios de 2018 para equiparar el calendario con la Copa Libertadores y la Sudamericana. También tendrá que definirse qué canales (serían el 13 y el 11) transmitirán los partidos. Eso sí, la idea de los dirigentes es pedirles un adelanto de 1000 millones de pesos para este semestre.

No es menos importante, en este contexto, el regreso (en las próximas horas) de Javier Medín, el vicepresidente de la Comisión Normalizadora, desde Nueva York. Allí fue a buscar un préstamo de 350 millones de pesos para cumplir con la promesa que reclaman los clubes. La aparición de ese monto, sumado a lo que aporte el Gobierno por la rescisión del contrato de FpT, será sustancial para que el fútbol pueda comenzar y que los clubes puedan sobrevivir hasta junio.

Es que, además del tema económico, sigue siendo vital resolver la cuestión política para darle paso al nuevo estatuto que proponen desde Zurich. Una Asamblea integrada por 47 miembros (contra los 75 actuales), con un presidente, 22 dirigentes de Primera División, 18 entre el Ascenso y el Interior, y otros seis repartidos entre ex árbitros, fútbol playa, fútbol femenino, futsal, ex jugadores y entrenadores. Según pudo averiguar Clarín, la FIFA les dará la posibilidad a los dirigentes de hacer hasta dos llamados a Asamblea para que lo aprueben. Y si eso no ocurre, está la decisión de imponerlo, de acuerdo a las modificaciones que en Zurich crean necesarias. En definitiva, la AFA no deja de ser una asociación que integra la FIFA, por lo que tiene que acatar lo que le pide.

Mientras la solución económica puede vislumbrarse, hay dirigentes que no son optimistas en que pueda haber pronto una solución, dado que el asunto político aún no está resuelto y la grieta aún está lejos de cerrarse. Pero hoy se iniciará una semana clave para que, al menos, la pelota vuelva a rodar. Fuente: Clarin

Con tecnología de Blogger.