Los dos "5": doble "problema" que tiene una doble solución

Cuando terminó el partido del viernes, ante Sarmiento, Juan Pablo Pumpido dijo que tiene el equipo para jugar con River. La gran pregunta es: ¿cómo formará el mediocampo? Y por lo tanto, ¿quiénes serán los dos volantes centrales? Pruebas hubo y a montones. Llamativamente, el que no se eligió cuando armó el supuesto equipo titular (amistosos ante Patronato, Sportivo Las Parejas y Sarmiento) fue a Manuel De Iriondo. Luego, las duplas se intercambiaron. El viernes jugó con Mauro Pittón y Acevedo, los mismos que Madelón eligió y mantuvo durante buena parte de la segunda mitad del año pasado.

Los cuatro (De Iriondo, Rivero, Acevedo y Mauro Pittón) son jugadores que, cada cual a su tiempo, rindieron. A esa dupla que usaba Madelón y que Pumpido puso el viernes, se puede sumar la que el mismo Juan Pablo utilizó en el final del año pasado, cuando De Iriondo-Rivero terminaron jugando en un buen nivel.

Acevedo ya está bien de la lesión y ante Sarmiento fue el jugador más claro del equipo. Pero cuando entraron De Iriondo y Rivero, en la parte final, Unión terminó marcando diferencias y casi lo gana. Rivero-Acevedo fue la dupla central contra Sportivo Las Parejas, con Mauro Pittón jugando por uno de los laterales. Si se quiere buena circulación de pelota, experiencia y claridad, Rivero-Acevedo pareciera ser una buena dupla, pero quizás les falte marca. Mauro Pittón —jugador bastante completo y de buen futuro— tiene un despliegue incansable; y la aparición de De Iriondo, el año pasado, fue clave para apuntalar la remontada final que tuvo el equipo y los buenos resultados logrados después de la salida de Madelón, que fortalecieron la decisión de mantener a Juan Pablo Pumpido en la conducción técnica.

Si se quiere asegurar quite en el medio, el que más se adapta a esas características es De Iriondo. Cualquiera de los otros tres tendría, en ese caso, más libertad, seguridad y confianza para dedicarse al juego. Este mismo concepto se podría agregar a los volantes laterales, ya que si los elegidos son Villar y Godoy (tienen muchas chances, ambos, de jugar ante River), se trata de jugadores que ayudan en la marca pero que tienen más vocación para el juego.

Según Pumpido, el que se asemeja a De Iriondo es Mauro Pittón. El concepto se comparte, pero haciendo la salvedad que Mauro tiene más quite que Acevedo y Rivero, pero no la misma capacidad combativa que De Iriondo.

El corolario de todo esto, es que esta función del “doble 5” es la que le genera un lindo problema a Pumpido, aunque a la vez también le da la tranquilidad de que tiene cuatro jugadores casi en un mismo nivel —y bueno— como para elegir la mejor dupla a sabiendas de que ante cualquier imponderable, el recambio también tiene el mismo nivel de los supuestamente titulares. Fuente: El Litoral

Con tecnología de Blogger.