Dirigentes trabajan a contra reloj para levantar el paro

Tras el papelón expuesto entre viernes y sábado de la semana pasada con los vaivenes para el regreso del fútbol, la dirigencia de AFA iniciará la semana con el desafío de destrabar el conflicto con Agremiados, para lograr que la pelota vuelva a rodar en todas las categorías.

Mientras las desprolijidades siguen a flor de piel y con varios focos de conflicto abiertos, el presidente de Lanús, Nicolás Russo, anticipó que este lunes la AFA le depositará a los clubes de Primera División los 350 millones de pesos que ingresaron por la rescisión del contrato de "Fútbol para Todos" más 40 millones de pesos del sponsor del torneo.

Por eso confía en que se solucionen las cosas, luego de una semana sin acuerdo con el gremio de futbolistas, y bajo la amenaza de volver a jugar con juveniles, algo que este fin de semana no se concretó. "Con o sin profesionales, el fútbol arranca si o si el próximo fin de semana", afirmó el titular "Granate".

Por su parte, Sergio Marchi, secretario general de Agremiados, aseguró que si el dinero no va directo a la cuenta de los jugadores continuarán con la medida de fuerza sin acatar la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo. Además, adelantó que esa cifra no es suficiente para cubrir la deuda que se mantiene con ellos.

Con este panorama, lunes y martes serán clave para determinar si se jugará la próxima semana, o si continúa la espera del fútbol local, ya que los equipos argentinos continuarán jugando en el plano internacional por Copa Libertadores de América.

Con tecnología de Blogger.