En el estadio “Alberto J. Armando”, Unión perdió 2 a 1 ante Boca Jrs. El autor de los goles fue Darío Benedetto para el local y descontó Brian Blasi para Unión. Se cerró un semestre PARA EL OLVIDO. Poco hay para rescatar del partido, tampoco mucho para marcar ya que es un equipo totalmente alternativo con juveniles y un técnico interino. En el primer tiempo, Mauro Vigliano no cobró una clara mano de Wilmar Barrios en el área de Boca Jrs. y aún hay grandes dudas sobre el primer gol de Boca ya que la televisión nunca mostró la posición del delantero. Solo quiero que todos se acuerden de esto, de lo que vivimos y pasamos estos 6 meses. De que empezamos la segunda parte del torneo en la sexta posición, peleando entrar a las copas y terminamos (hasta el momento) vigésimos segundos. Con esta derrota, Unión se queda con tan solo 32 puntos de 90 (8 victorias, 8 empates y 14 derrotas). Necesitamos cambiar la cabeza, tanto dirigentes como hinchas. EXIGIR y EXIGIR, no conformarnos con poco. A Unión lo hacemos grande nosotros, si nosotros no nos movemos, no lo va hacer nadie. Necesitamos una limpieza COMPLETA en el plantel. BASTA de jugadores que no se comprometen ni con el club ni con la historia. A los jugadores, les damos de comer NOSOTROS. Entonces EXIJAMOS que hagan bien su trabajo. ¡¡TODOS JUNTOS VAMOS A SALIR DE ESTO!!

Dos bajas para visitar a Banfield

Muchas veces los clásicos dejan secuelas difíciles de subsanar en el corto plazo; más que nada, cuando hay victorias de por medio. En este caso, el saldo para Unión dejó más cosas negativas que positivas: la más importante es que perdió (2-0) y lo restante es que le expulsaron dos jugadores (Manuel De Iriondo y Lucas Algozino).

Dentro de las estadísticas se podría mencionar también que se cortó la racha de cinco partidos sin caer ante el eterno rival, sumado a que Juan Pablo Pumpido sufrió su primer traspié como local, ya que antes solo había conocido victorias (ante Temperley 2-1, Rosario Central 2-0 y Racing 1-0). Pero lo preocupante fue que estuvo lejos de todo lo bueno que venía haciendo.

Nunca pudo hacer valer la tan popular "presión alta", el poco dominio territorial y, sobre todo, la solidez en defensa, más que nada en la pelota parada, donde sucumbió ante un Colón que solo lo atacó mediante esa vía. Todos detalles que suman en la balanza y hacen que se incline para el lado menos gratificante.

Esta historia está muy fresca y es por ello que se pueden analizar muchos de los aspectos a mejorar, pero lo que sí es imperioso ahora es armar el equipo, habida cuenta de que habrá bajas obligadas y, seguramente, variantes tácticas. La primera figura sensible es Manuel De Iriondo, uno de los que venía siendo de los puntos más altos, pero producto de la expulsión, que se dio por exceso verbal contra el árbitro Patricio Loustau, seguido de un empujón. Esto sesgado por la calentura del partido, pero que por las revoluciones no pudo dominar.

Inmediatamente se piensa en que el reemplazante directo será Nelson Acevedo, quien el sábado ocupó un lugar en el banco de suplentes. También está la opción de que Mauro Pittón deje la banda derecha y retorne al medio para acompañar a Martín Rivero, de floja actuación ante el Sabalero. El que tendría algunas fichas para ingresar es Mauro Cejas, que debutó en los últimos finales, dejando algunas pinceladas de lo que puede ofrecer, sobre todo de mitad de cancha en adelante.

Después habrá que ver qué otras opciones maneja Juan Pablo Pumpido, ya que una de las falencias fue la anemia para marcar en las pelotas quietas (ambos goles llegaron de esa manera). Algo que se podría avizorar es el ingreso de Rodrigo Erramuspe –uno de los refuerzos– por Agustín Sandona, aunque se trata de una mera presunción, ya que el técnico siempre fue de la idea de cambiar lo menos posible.

Se viene el Taladro

Perder un clásico duele y dura durante un tiempo asimilarlo, pero tampoco es el fin del mundo. Es así como ya desde hoy, ya que ayer el plantel tuvo día libre, Unión ya comienza a pensar en el partido que se viene, el de la 17ª fecha ante Banfield, en el estadio Florencio Sola.

Será cuestión de levantar cabeza rápidamente y mejorar aquellas cosas que se hicieron mal. Durante todo este proceso, el grupo que tiene a Pumpido como cabeza, siempre ponderó la fortaleza para salir de los malos momento y por eso habrá que dar vuelta la página. Si bien es cierto que no se puede tomar a la ligera, la meta es no dejarse absorber por el efecto castigo y aprovecharlo para hacerse más fuerte ante la adversidad. Todas cosas que envuelven al fútbol y del que toda la gente es parte ineludible.

Es así como el plantel retomará los trabajos en el predio Casasol, donde se prevé que solo habrá movimientos físicos y recién los próximos días se tendrá la confirmación sobre cómo será el resto de los días de trabajo. Fuente: Diario Uno

COMPARTIR