En el estadio “15 de Abril”, Unión perdió 1 a 0 ante Arsenal. El autor del único gol del partido fue Leonardo Rolón. Mala actuación de Unión. Lo más rescatable del primer tiempo se desmoronó en el segundo. Otra vez errores en la marca, pelotazos y pases a la nada. No se levanta la pelota, ya sean tiros libres o tiros de esquina. Sin dudas, acá hay que hacer una limpieza GENERAL en el plantel. No es justificación, ya que Unión no juega bien, pero otra vez fallos arbitraje que perjudican todo el partido a Unión. Faltas divididas para la visita, jueces de linea que se ríen de la gente y gesticulan. Vergonzoso, una vez más. Con esta derrota, Unión queda con puntos 29 (7 victorias, 8 empates y 10 derrotas).

Cejas: "Es una lástima no haberlo podido ayudar"

Ee esto se sale trabajando. Sabemos que no estamos en la posición ni en la situación que queremos y la verdad que quizás surge esa desconfianza por parte del hincha para con este plantel. Pero no nos olvidemos de que este grupo fue el que hizo una campaña bárbara el torneo pasado. Todos confiamos en este plantel y tenemos fe que las cosas mejorarán".

De esta manera comenzó la conferencia de prensa de este jueves después del entrenamiento en Casasol, Mauro Cejas, quien analizó el presente del equipo y que ponderó la importancia que tendrá sumar de a tres en casa para salir de la meseta.

Seguidamente y, producto de su pasado en México, se refirió al conocimiento que tiene del flamante entrenador rojiblanco, Pomelo Marini: "A Pablo lo conozco, ya que lo tuve en mi primera etapa en Newell's y después en Puebla. La verdad muy bien, es un tipo que le gusta que el equipo juegue, que cree una idea y tenga mucho la pelota. Es más, le gusta salir a proponer en todos lados, pero poniendo énfasis en la posesión".

Volviendo a enfocarse en lo futbolístico, el extremo tatengue expuso la trascendencia que tiene haber comenzado a ganar regularidad como titular, pero con la congoja lógica por no haber podido estar a pleno antes: "Es lo que andaba necesitando, ir sumando minutos. Quizás con Juampi no se me dio tanto la oportunidad, porque no me veía al ciento por ciento, algo que hablamos. Y tal cual se lo dije a él, uno por ahí se siente en deuda, porque fue quien me trajo y la verdad que le tengo que estar agradecido. Es una lástima no haberlo podido ayudar antes y por eso me queda un sentimiento de responsabilidad por dentro, pero no me olvido que gracias a él estoy acá y que el equipo aún tiene posibilidad de ingresar a una copa. Tengo confianza en que los resultados volverán".

Casi sin rodeos, admitió que la merma en los resultados es "responsabilidad nuestra, porque los que salimos a jugar somos nosotros. Eso es igual acá y en el mundo. A veces los técnicos son los que se van cuando los resultados no se dan, pero nosotros somos conscientes de que no estamos haciendo las cosas bien. Hicimos las cosas bien contra Talleres, pero después no le encontramos la vuelta a los partidos que vinieron. En el duelo ante Vélez pagamos caro las desatenciones, pero si el partido terminaba en empate estaríamos hablando de otra cosa y seguiría Juampi. Sabemos que el fútbol es así y ahora solo tenemos que enfocarnos en el próximo partido, porque como local no podemos dejar pasar más los tres puntos".

Ahora se viene Patronato y contó qué le pidió Eduardo Magnín: "Me tocará jugar del lado izquierdo, pero me siento cómodo en cualquiera de los dos lados. Lo que sí está claro es que seremos un equipo ofensivo y tenemos que sacar un resultado positivo, porque estamos en nuestra casa y se lo debemos a la gente. Entendemos el enojo que puedan tener y es por ello que trataremos de salir a ganar".

"Me tocó jugar un amistoso. Tenemos muy claro cómo juegan y que no querrán regalar nada. Hay que tener cuidado, porque tiene gente peligrosa, pero nosotros tenemos que hacer nuestro juego", concluyó, exponiendo lo complejo que será Patronato. Fuente: Diario Uno

COMPARTIR