Lucas Pruzzo y Mauro Cejas serían dos de los cambios de Juan Pablo Pumpido

Juan Pablo Pumpido planifica modificaciones de nombres y en la estructura táctica, con vistas al encuentro del sábado que viene ante Vélez, que ha sido confirmado para las 18:20 hs.

La mala actuación del domingo a la noche ante Defensa y Justicia, fue motivo de preocupación y análisis de parte del técnico. Por empezar, tendrá que hacer un cambio obligado por la luxación en el hombro derecho sufrida por Bruno Pittón. Y allí, lo más probable es que juegue Pruzzo —sería su debut absoluto en Primera—, quien inclusive no integró el equipo de reserva ante Defensa.

Pero los cambios radicales se verán en el mediocampo. Por empezar, es muy probable que modifique la estructura táctica y pare un 4-2-3-1, con lo que Gamba retrocedería para jugar en la posición y función que ya ocupó con Madelón. Y en cuanto a los nombres, Mauro Cejas es candidato a entrar como titular y no se descarta que, además, se produzca algún otro retoque, sobre todo para darle al equipo alguna posibilidad más de manejo de pelota, algo que faltó en el partido del domingo.

Es cierto que Defensa planteó un esquema defensivo juntando muchos hombres en el medio y atrás. Eran cinco defensores y cuatro volantes que presionaban e impedían que se manejara la pelota con precisión y claridad, cuestiones que Unión nunca tuvo en los 90 minutos y que lo llevaron a chocar permanentemente, abusando del pelotazo e ingresando muy rápidamente en el terreno de la impotencia.

Con Nereo Fernández en el arco y con Brítez, Erramuspe y Leo Sánchez, más el ingreso de Pruzzo, se armará la defensa. En el medio, De Iriondo seguirá en el equipo y se estima que también lo hará Acevedo. A ellos se sumaría Gamba en una posición más defensiva o arrastrando desde atrás y hay que ver si lo mantiene a Godoy, que evidentemente es uno de los jugadores que no levanta su nivel.

Unión ha cosechado 5 puntos sobre 16 en este 2017, que arrancó bien con el empate en la cancha de River —y jugando un buen partido— pero que comenzó a caerse con la derrota en el clásico y sólo levantó el nivel cuando recibió y goleó a Talleres. Precisamente, River y Talleres son los dos equipos que salieron a jugarle con una actitud abierta y frontal. Cuando a Unión lo esperaron, cuando le cerraron los espacios, cuando lo apretaron y cuando le plantearon partidos más defensivos —como Defensa— se le complicó muchísimo.

Dentro de lo que tiene, Pumpido tendrá que trabajar mucho y exprimir al máximo el plantel para darle posibilidades futbolísticas. Un poco más de manejo de pelota y claridad fue lo que Unión necesitó en varios de los partidos en los que no le fue bien en este año que arrancó a los tumbos y que prende luces de alerta cada vez que el equipo pierde, sin dejar de lado que dentro de tres partidos se jugará el otro clásico. Fuente: El Litoral

Con tecnología de Blogger.