En el estadio “Alberto J. Armando”, Unión perdió 2 a 1 ante Boca Jrs. El autor de los goles fue Darío Benedetto para el local y descontó Brian Blasi para Unión. Se cerró un semestre PARA EL OLVIDO. Poco hay para rescatar del partido, tampoco mucho para marcar ya que es un equipo totalmente alternativo con juveniles y un técnico interino. En el primer tiempo, Mauro Vigliano no cobró una clara mano de Wilmar Barrios en el área de Boca Jrs. y aún hay grandes dudas sobre el primer gol de Boca ya que la televisión nunca mostró la posición del delantero. Solo quiero que todos se acuerden de esto, de lo que vivimos y pasamos estos 6 meses. De que empezamos la segunda parte del torneo en la sexta posición, peleando entrar a las copas y terminamos (hasta el momento) vigésimos segundos. Con esta derrota, Unión se queda con tan solo 32 puntos de 90 (8 victorias, 8 empates y 14 derrotas). Necesitamos cambiar la cabeza, tanto dirigentes como hinchas. EXIGIR y EXIGIR, no conformarnos con poco. A Unión lo hacemos grande nosotros, si nosotros no nos movemos, no lo va hacer nadie. Necesitamos una limpieza COMPLETA en el plantel. BASTA de jugadores que no se comprometen ni con el club ni con la historia. A los jugadores, les damos de comer NOSOTROS. Entonces EXIJAMOS que hagan bien su trabajo. ¡¡TODOS JUNTOS VAMOS A SALIR DE ESTO!!

Apenas 7 puntos de 33

“Ni al último le ganamos”, se quejaba uno de los socios viejos (curtido de tantas batallas) de Unión cuando se retiraba el sábado del estadio "15 de Abril", viendo otra vez a su equipo perdedor, en la ocasión por 0 a 1 con Arsenal. Ni siquiera el famoso envión del buen partido en el clásico de visitante sirvió de inflador anímico.

Porque la gente sabía, desafiando al frío, que al estadio "15 de Abril" llegaba el peor equipo del campeonato. Último en la tabla, con sólo 17 puntos sumados (4 victorias y 5 empates), apenas 19 goles a favor y 42 en contra en 24 partidos. El elenco dirigido por Humbertito Grondona perdió 15 cotejos y está peleando por no entrar en el G4 de los que descenderán a la Primera B Nacional y jugarán el ascenso en la próxima temporada.

Pero no hubo caso: Unión no la embocó y Arsenal aprovechó el gran descuido defensivo (última línea en zona y un jugador como Zárate que dio mal el paso adelante) para sellar el 1 a 0 final.

Así, en lo que va del año, Unión sólo pudo ganar un solo partido, fue la famosa noche del 4 a 2 con Talleres. Después, sólo coleccionó derrotas y empates. La proyección del 2017 es muy mala en todo sentido:

-  Sacó 7 puntos en 11 fechas, donde puso en juego 33 puntos.

- Empató con River, le ganó a Talleres, empató con San Juan, Patronato y Colón.

- Perdió el primer clásico, cayó con Banfield, Vélez, Defensa, Atlético Rafaela y Arsenal.

- Hace siete fechas que no gana, con cuatro derrotas y tres empates.

- En condición de visitante, donde en la próxima fecha visitará a Estudiantes, acumula 11 sin ganar, con 5 empates y 6 derrotas.

- En lo que va de 2017, ya consumió tres entrenadores: Juan Pablo Pumpido, Eduardo Magnín y ahora Pablo Marini.

- En siete de los once partidos que jugó en lo que va del año, no logró marcarle goles a sus rivales de turno.

- El objetivo más importante que tenía cuando arrancó el 2017 era ingresar a la Copa Sudamericana, algo de lo que está cada vez más lejos.

Sin el “inflador”

Cada vez que un equipo está en crisis y pierde un entrenador (en este caso Juan Pablo Pumpido, después de Vélez), el que llega en su lugar motiva a los jugadores, les genera el famoso cambio de chip y es como que todo se regenera. Es algo que nadie entiende por qué pasa pero pasa en el fútbol. Se va un técnico que no gana y el que llega... gana al toque.

Con la llegada del “mexicano” Pablo Marini, el famoso “inflador anímico” no apareció por ahora en el 15 de Abril: goleada 0 a 3 ante Atlético en Rafaela, empate 1 a 1 con Colón y 0 a 1 ante Arsenal en Santa Fe. En la era del “Pomelo”, números amargos por ahora: apenas un punto sumado de nueve disputados.

El entrenador llegó a Santa Fe con un esquema táctico insignia, la madre de todas las pizarras: 4-1-4-1. Hasta ahora, no pasó nada. Intentó sacudir con jugadores olvidados para sorprender: Santiago Magallán a la cancha, Guido Vadalá de entrada, el debut de Brain Blasi. Tampoco logró el efecto buscado. Ni en el juego, ni en los resultados. Ahora, el lunes que viene y frente a Estudiantes, intentará cantar victoria por primera vez en su ciclo al frente de Unión. Fuente: El Litoral

COMPARTIR