Mauro Cejas confirmado y Emanuel Britez es duda

Pablo Marini asumió en Unión sabiendo que el clásico del domingo 14 de mayo en esta ciudad es más importante que su debut este sábado a las 19 en Rafaela. Por más que primero, en la agenda, hay que jugar en La Perla del Oeste y después en el Cementerio de los Elefantes del sur de la ciudad. La primera gran pregunta para “Pomelo”, de cara al derby revancha, pasa por la situación tan especial del jugador-hincha: Ema Brítez.

¿Qué pasa con el lateral que viene de sufrir a Bértoli en la definición desde los doce pasos? (el arquero de Patronato le atajó un penal el sábado en el 15 de Abril). Más allá de que arrancó la semana con una molestia física, que no sería impedimento para que pueda estar el sábado ante Rafaela, el tema son sus cuatro tarjetas amarillas acumuladas que lo dejan “colgado” para el clásico en la cancha de Colón.

Como se sabe, Rafaela —que viene de dar el golpe en el Carminatti de Bahía Blanca al ganarle a Olimpo una final del descenso— se jugará el “todo por el todo” buscando los tres puntos contra Unión. En ese terreno de “otra final más”, en cancha chica y con Rafaela necesitado ante su gente, Ema Brítez es candidato a recibir una amarilla más, que lo dejaría afuera del clásico contra Colón de manera automática.

Hasta ahora, no se conoció la opinión de Pablo Marini, un entrenador que llegó, asumió y le metió trabajo, trabajo y más trabajo, multiplicando los turnos de entrenamiento en Casasol. Ayer, mostró las uñas tácticas con el 4-1-4-1, su esquema madre, algo que había anticipado el día que el presidente a cargo —Edgardo Zin— lo presentó en conferencia de prensa en la sede tatengue.

¿Qué es lo que se dice del tema Brítez en el Mundo Unión? Que el jugador, que trabaja para superar ese inconveniente físico, le manifestó a gente de su círculo íntimo que “a pesar de las cuatro amarillas y estar colgado de cara al clásico en la cancha de Colón, quiere jugar sí o sí el sábado contra Rafaela en La Perla del Oeste”.

Tanto Brítez como Sandona y el “Pitu” Cejas entrenaron de manera diferenciada por sus distintas cuestiones físicas, pero todos estarían en condiciones de ser utilizados por el entrenador debutante en el reducto de la Crema.

El primer once

Luego de entrenar el mismo domingo a la mañana —a pesar de que el equipo había jugado el sábado a la noche— y de también hacerlo el lunes feriado por el Día del Trabajador, ayer llegó el momento de tocar la pelotita por primera vez en la era Marini.

Con esa idea de 4-1-4-1, en el primer ensayo formal, “el Pomelo” Marini puso a Nereo Fernández bajo los tres caños. En el fondo, lo corrió a Rodrigo Erramuspe de la cueva para marcar la punta derecha, por lo que el ex Lanús se paró como un “4” tradicional, posición en la cual había jugador con la camiseta de Unión en su primer paso con Kudelka.

En la cueva, los marcadores centrales fueron el experimentado Leo Sánchez (vuelve después de cumplir la sanción por amarillas frente a Patronato) y el sorprendente Magallán, quedando el juvenil Lucas Pruzzo para la punta izquierda.

El primer “uno” y volante tapón delante de la línea de cuatro fue el “Chaco” Nelson Acevedo, considerando que Manuel De Iriondo llegó a cinco amarillas y no podrá estar (hay que recordar que lo mismo ocurre con Nahuel Zárate).

Delante de Acevedo, se pararon Lucas Gamba bien abierto por derecha y Guido Vadalá por izquierda, mientras que Diego Villar y Rivero fueron los volantes internos.

Arriba, el segundo “uno” del esquema fue Franco Soldano, bien metido por el medio y esperando que le lleguen balones por los costados.

Así se pudo ver el primer once de ensayo que paró Pablo Marini en el entrenamiento tatengue. ¿Quiénes se podrían agregar, una vez que superen sus problemas físicos?: fundamentalmente Brítez atrás y el “Pitu” Mauro Cejas en el mediocampo.

De todos modos, fue la primera prueba. Lo que sí parece claro, más allá de los nombres, es que “Pomelo” Marini llegó a Unión con la idea de “exprimir” ese esquema madre del 4-1-4-1. Fuente: El Litoral

Con tecnología de Blogger.