Que lindo es ir de punto

Los Clásicos son partidos aparte y no importa como llegan los equipos, es una frase que se escucha cada vez que se juega un encuentro de esta naturaleza. Y en buena medida es razonable ya que existen innumerables ejemplos de elencos que venían precedidos con mejores antecedentes y terminaban perdiendo ante aquel que no venía tan bien. Precisamente de este axioma es de donde debe agarrarse el plantel rojiblanco como para esperanzarse con un buen resultado el próximo domingo.

A la hora de enumerar argumentos como para sostener esa ilusión, el primero de ellos es que Unión cuenta con jugadores que ya supieron ganar y con mucha autoridad en el Brigadier López como por ejemplo Nereo Fernández, Emanuel Britez (marcó un gol en el 3-0), Lucas Gamba (anotó en el triunfo 1-0 en el 15 de Abril), Franco Soldano (convirtió en la goleada 3-0), sumado a otros jugadores como Diego Villar, Nelson Acevedo y Agustín Sandona que también participaron de aquellos dos Clásicos que ganó Unión en un mes.

Y no es un dato menor la experiencia adquirida en este tipo de encuentros como para afrontarlos en un momento tan complicado. No caben dudas que aquellos de mayor trayectoria dentro del club como los primeros mencionados y a los que habría que agregar a Leonardo Sánchez llevarán la voz cantante en estos días como para reafirmar las ideas y robustecer el espíritu. Curar las heridas prontamente como para salir al campo de juego con el fuego sagrado. Se sabe que en los Clásicos las cuestiones anímicas y los factores psicológicos son determinantes y en eso tendrá que hacer hincapié el plantel.

Si uno se remite al aspecto deportivo está claro que Unión no llega bien, dado que viene de sufrir una dura goleada frente a Atlético de Rafaela por 3-0, sin embargo si se analiza lo que fueron los 90' se podrá mencionar que el equipo jugó un primer tiempo aceptable, mostrando cierto criterio para jugar por abajo y generar algunas opciones de gol. En ese punto deberá focalizarse Pablo Marini como para que esos 45' no se traten de un espejismo y que pueda prolongarlo en el tiempo. Si lo logra será un paso adelante para comenzar a pensar que puede complicar a Colón.

El excesivo favoritismo que existe en la previa respecto a que Colón es el gran candidato, también puede jugar en favor de Unión que obviamente tiene presiones por tratarse de un Clásico y por el momento que está viviendo. Pero repasando la historia, en estos últimos seis años hubo dos Clásicos en los que el Tate claramente llegaba como punto ante el Sabalero. Fue en el Apertura 11 cuando en las primeras tres fechas el elenco rojiblanco cosechaba dos empates y una derrota. Mientras que el Rojinegro acumulaba dos triunfos y un empate. Sin embargo, el Clásico se lo llevó Unión por 2-0 sin dejar dudas y siendo muy superior a su rival en el Brigadier López.

Algo similar a lo ocurrido en el primer semestre del 2016, cuando Colón en la fecha anterior había goleado a River por 4-1 y Unión venía de perder 2-1 ante Boca. Pero nada de eso importó y el Tate terminó consumando una goleada jugando un segundo tiempo con mucha autoridad. Y no es casualidad que ambos cotejos se hayan disputado en el estadio sabalero. A veces el marco excede a los jugadores que por allí se cargan de responsabilidades. Es cierto que cuando se juegan los Clásicos los dos equipos tienen las mismas obligaciones, pero en este caso de ese favoritismo que tiene Colón puede sacar provecho Unión. Y además para referenciar, los únicos puntos que el Sabalero dejó en el camino en estas nueve fechas fue como local ante Olimpo y Atlético de Tucumán.

Por ahora es una incógnita el equipo que pondrá en cancha Pomelo Marini, pero teniendo en cuenta los antecedentes del DT sería difícil imaginar un equipo que salga a esperar. Es probable que el planteo táctico se base en la presión alta para incomodar la salida de Colón y que el equipo local deba apostar por el pelotazo. Como así también aprovechar las bandas, hoy el nivel de Lucas Ceballos no es el mejor y además por ese sector juega Facundo Pereyra que no tiene el suficiente ida y vuelta como para dar una mano en la marca. Habrá que ver si por allí juega Mauro Cejas o lo ubica a Lucas Gamba. Por el otro sector está Clemente Rodríguez que está atravesando su mejor momento en Colón pero que cuando pasa al ataque deja espacios en defensa.

De este modo es más factible que Unión ataque por las bandas y no tanto por el centro, dado que lo más firme del fondo sabalero es la dupla de marcadores centrales (Germán Conti y Guillermo Ortiz) y el muy buen juego aéreo que tiene. Por lo cual habría que imaginar un equipo rojiblanco con mucho vértigo por las bandas obligando a los carrileros rojinegros a retroceder para ayudar a los laterales. Si eso ocurre, el Tate comenzaría a ganar la primera batalla y soñar con dar el golpe. Fuente: Diario Uno

Con tecnología de Blogger.