En el estadio “Alberto J. Armando”, Unión perdió 2 a 1 ante Boca Jrs. El autor de los goles fue Darío Benedetto para el local y descontó Brian Blasi para Unión. Se cerró un semestre PARA EL OLVIDO. Poco hay para rescatar del partido, tampoco mucho para marcar ya que es un equipo totalmente alternativo con juveniles y un técnico interino. En el primer tiempo, Mauro Vigliano no cobró una clara mano de Wilmar Barrios en el área de Boca Jrs. y aún hay grandes dudas sobre el primer gol de Boca ya que la televisión nunca mostró la posición del delantero. Solo quiero que todos se acuerden de esto, de lo que vivimos y pasamos estos 6 meses. De que empezamos la segunda parte del torneo en la sexta posición, peleando entrar a las copas y terminamos (hasta el momento) vigésimos segundos. Con esta derrota, Unión se queda con tan solo 32 puntos de 90 (8 victorias, 8 empates y 14 derrotas). Necesitamos cambiar la cabeza, tanto dirigentes como hinchas. EXIGIR y EXIGIR, no conformarnos con poco. A Unión lo hacemos grande nosotros, si nosotros no nos movemos, no lo va hacer nadie. Necesitamos una limpieza COMPLETA en el plantel. BASTA de jugadores que no se comprometen ni con el club ni con la historia. A los jugadores, les damos de comer NOSOTROS. Entonces EXIJAMOS que hagan bien su trabajo. ¡¡TODOS JUNTOS VAMOS A SALIR DE ESTO!!

Rodrigo Erramuspe y Manuel De Iriondo, adentro

Al menos dos cambios haría “Pomelo” Marini el lunes, en cancha de Quilmes, para visitar al duro Estudiantes, que antes de pensar en Unión, tiene hoy un compromiso de Libertadores que puede permitirle continuar jugando la Copa Sudamericana.

La vuelta de Erramuspe sería una de esas modificaciones (entraría por Blasi), mientras que la salida de Acevedo por cinco amarillas sería suplantada con el ingreso de Manuel De Iriondo, quien hasta ahora no ha tenido chances de jugar con este entrenador.

Si bien Marini habló de un “muy buen partido” ante Arsenal -concepto que no se comparte- no sería, por tal motivo, inesperado que el resto del equipo se mantenga con los mismos nombres. No obstante, el técnico también mencionó la falta de potencia arriba, con lo cuál podría intentar alguna modificación, incluso con los mismos jugadores que vienen de estar el sábado en el 15 de Abril ante el equipo de Grondona.

Marini y el plantel tienen que mentalizarse que estos cinco partidos que restan deben ser tomados como verdaderas finales para tratar de recuperar algo del amplio terreno perdido este año. De visitante, Estudiantes, Huracán y Boca; de local, Newell’s e Independiente, suponen rivales de sumo riesgo ya que todos están peleando cosas importantes. Huracán ha visto deprimido su promedio y seguramente llegará con la obligación de sumar, cuando tenga que recibir la visita del Tate.

Si bien Unión tiene hoy una posición desahogada en la tabla de promedios, la poca sumatoria en esta temporada se sentirá en la que viene. Por eso, es un objetivo concreto el de tratar de sumar la mayor cantidad de puntos en estas cinco fechas que faltan.

La planificación de Marini incluye entrenamientos a puertas cerradas en Casasol, con mucha vigilancia. Y naturalmente, la partida el domingo después del almuerzo para jugar el lunes a las 19 en la cancha de Quilmes, ante un rival al que le ganó una sola vez de visitante en toda la historia y hace siete partidos que viene con derrotas consecutivas cada vez que lo visita.

Por último, está tomada la decisión, de parte de la dirigencia, de contratar un manager o asesor de fútbol. El nombre que picó en punta es el de Luciano Zavagno (complicado porque tiene contrato como veedor del Chelsea en Sudamérica y es incompatible), con algunas alternativas, como la de Víctor Bottaniz (con contrato vigente con Rafaela) y Claudio Gugnali. Fuente: El Litoral

COMPARTIR