En el estadio “15 de Abril”, Unión perdió 1 a 0 ante Arsenal. El autor del único gol del partido fue Leonardo Rolón. Mala actuación de Unión. Lo más rescatable del primer tiempo se desmoronó en el segundo. Otra vez errores en la marca, pelotazos y pases a la nada. No se levanta la pelota, ya sean tiros libres o tiros de esquina. Sin dudas, acá hay que hacer una limpieza GENERAL en el plantel. No es justificación, ya que Unión no juega bien, pero otra vez fallos arbitraje que perjudican todo el partido a Unión. Faltas divididas para la visita, jueces de linea que se ríen de la gente y gesticulan. Vergonzoso, una vez más. Con esta derrota, Unión queda con puntos 29 (7 victorias, 8 empates y 10 derrotas).

Un punto que tendrían que haber sido tres

No caben dudas que el empate que obtuvo Unión en el Clásico tiene una importancia mucho más grande desde lo anímico que desde lo futbolístico y matemático. Una nueva derrota ante Colón hubiese significado un estallido sin mensurar hasta donde habrían llegado las esquirlas.

Recordemos los cuestionamientos a la dirigencia en los últimos tiempos, que obviamente tenían que ver con el presente futbolístico. Por ese motivo, el ambiente en la previa no era el mejor e incluso la derrota por goleada ante Atlético de Rafaela había puesto en la mira de los hinchas al flamante entrenador Pablo Marini pese a que era su debut en el banco rojiblanco.

En consecuencia, tanto el técnico como los jugadores debían dar una muestra de carácter y personalidad para sortear un compromiso muy complicado con todas las adversidades antes mencionadas. Realmente eran muy pocos lo que creían en que Unión podía salir airoso del Brigadier López, pero como suele decirse en estos casos, los Clásicos son partidos apartes y eso quedó demostrado a lo largo de los 90'.

Pero fundamentalmente en los primeros 45' en donde Unión se plantó mejor y dominó a su rival, sin generar tanto frente al arco defendido por Jorge Broun, pero sí teniendo el control del juego y maniatando a Colón desde un correcto planteo táctico. Ya en la etapa complementaria el partido fue otro dado que el equipo visitante se retrasó peligrosamente y casi lo termina perdiendo en el instante final.

No obstante, antes de jugar el partido el empate era un resultado excelente para el plantel, que le daba la posibilidad de descomprimir el ambiente. Y también oxígeno para Pomelo Marini ya que una segunda derrota consecutiva y encima en el Clásico podría haber sido casi irreversible. Desde lo futbolístico está claro que Unión debe mejorar mucho y que en los últimos años el plantel se fue desjerarquizando. Se fueron jugadores importantes y el recambio no fue el mismo.

Y eso a la larga se siente, como en este pasaje del campeonato donde no hay soluciones de mitad de cancha hacia adelante como para ganar los partidos. Por lo cual para Unión seguramente el objetivo es tratar de terminar el campeonato de la mejor manera en las seis fechas que restan, para después sí los dirigentes no equivocarse en el armado del plantel.

No obstante, era imperioso no perder ante Colón y por eso el empate tiene sabor a triunfo. Unión estaba en caída libre y el domingo la detuvo con un punto ante su eterno rival. Que no parezca poco en tiempos de crisis llegar a fin de mes como lo logró Unión aún cuando faltan 16 días para el 31 de Mayo. Fuente: Diario Uno

COMPARTIR