Otra dolorosa derrota de Unión en su casa

El que mal anda, mal acaba. Así fue la despedida ante su gente de un Unión que tuvo un primer semestre de año para el olvido. Dolorosa derrota 3-0 ante Independiente y la reprobación del público que una vez más reclamó cambios en las decisiones futbolísticas del club.  Con “fulbito”, mal escalonado para defender y sin gol, todo queda mucho más lejos, y más aún si enfrente se planta un rival práctico y letal.

Es cierto que de arranque el Tate salió a buscar el partido con buen manejo del balón; pero como viene ocurriendo desde hace un tiempo a esta parte, todo lo mucho que generó en ataque en el primer cuarto de hora nunca lo pudo terminar en gol. Gamba tuvo un par y hasta el mismo Cejas decidió mal cuando parecía que tenía todo dado para convertir.  Claro que de contra, el Rojo también tuvo lo suyo. Rigoni le ganó la espalda al siempre superado Zárate y Albertengo no la pudo empujar. Más de ida que de vuelta para los rojiblancos que fueron al frente, pero también la pasó mal en retroceso.

Ya cerca de la media hora bajó la intensidad Unión. Sacó el pie del acelerador y la visita estuvo más tranquilo. Con espacios y más tranquilo, Independiente mostró la jerarquía de algunos de sus futbolistas y lastimó. A los 32´ Rigoni con todas las ventajas habidas y por haber, recostado por derecha recibió solo y puso en ventaja a la visita; que segundos más tarde pudo ampliar la diferencia cuando Barco definió bien ante la salida de Castro y Erramuspe salvó en la línea. También Benítez puso en apuros al golero uruguayo que se tuvo es esforzar para ahogar el grito del elenco forstero.

El final del primer tiempo fue entre la desesperación local y las fallas en la definición ahora en los pies de los atacantes del Diablo.  El público reprobó a un par de jugadores (los apuntados fueron Cejas y Zárate) y apuntó al DT Pablo Marini.

Para el complemento, el Tate salió a jugar sin los más hostigados por el público. Cejas y Zárate se quedaron en los vestuarios para que ingresen Godoy y Andereggen. El local siguió con el objetivo de pensar en el arco rival, pero siempre mal escalonado en defensa, por lo que el desenlace era insospechado.

Lo tenía metido en su campo Unión a los de Holan, pero lo que no encontró en el arco de enfrente lo padeció en el propio como tantas veces antes.  Una nueva respuesta efectiva de la visita dejó a los de la Avenida de rodillas. Le pegó Benítez, la devolvió el travesaño y en el rebote otra vez libre Rigoni (19´ST) puso el 2 a 0. El principio del fin.

Para colmo de males, a los 30 se lesionó el recién ingresado Andereggen y los rojiblancos quedaron con uno menos hasta el final por haber agotado los cambios. Ni una a favor. Y sobre llovido mojado. Independiente no cesó en la búsqueda y a los 33 Albertengo recibió sólo en el medio del área y puso el 3 a 0.

Todo lo que vino después fue sin sentido. Unos conformes con la goleada y otros sin chances de nada, el juego se consumó entre corridas intrascendentes e impotencia. Una despedida que rayó lo indigno, tan confundido adentro como su DT afuera. Ese mismo técncio que acumula sólo 4 puntos sobre 21 posbles (7 partidos: 5 derrotas – 1 empate – 1 triunfo). No queda mucho más para agregar.

Síntesis del partido:

Unión: Matías Fidel Castro; Mauro Pittón, Rodrigo Erramuspe, Brian Blasi y Nahuel Zárate; Nelson Acevedo y Santiago Magallán; Lucas Gamba, Mauro Cejas y Diego Villar; Federico Anselmo. DT: Pablo Marini.

Independiente: Martín Campaña; Fabricio Bustos, Alan Franco, Nicolás Tagliafico y Juan Sánchez Miño; Nery Domínguez y Diego Rodríguez, Emiliano Rigoni, Martín Benítez y Ezequiel Barco; Lucas Albertengo. DT: Ariel Holan.

Goles: 32' PT Emiliano Rigoni (In) ; 19' ST Emiliano Rigoni (In) ; 34' ST Lucas Albertengo (In)

Arbitro: Fernando Echenique

Estadio: "15 de Abril"


Con tecnología de Blogger.