¿Podrá Unión arruinarle la fiesta a Boca?

El “borrón y cuenta nueva” se viene dando con asiduidad y peligrosidad en Unión. Obvio que no hay mucho que reprocharle a Eduardo Magnín, que apenas con un par de prácticas (livianas por la cercanía entre un partido y otro), tuvo que tomar a las corridas la decisión de convocar a 20 jugadores para viajar a Buenos Aires.

De paso, Magnín tiene que armar un equipo casi de la nada y para jugar contra Boca. Tomó decisiones según su buen saber y entender. Dejó de lado a dos jugadores que desentonaron ante Independiente y que fueron, justamente, los que Marini decidió sacar al cabo del primer tiempo: Zárate y Cejas se quedaron en Santa Fe. Y la buena noticia fue la recuperación de Acevedo.

Como si todo esto fuera poco, Unión juega ante Boca en su jubileo. Y como nadie quiere perderse la fiesta, todos están a disposición del mellizo, que rápidamente confirmó a los mismos que jugaron el miércoles ante Olimpo, ya campeones. Dos marcadores de punta con proyección, un mediocampo que combina juego (Gago y Pérez) y roce físico (Pérez y Barrios), más tres delanteros temibles como Centurión, Benedetto y Pavón.

Si Boca fue o no el mejor equipo del campeonato, podría llegar a ser un tema de discusión —aunque generalmente los campeones son los mejores—, pero que Boca tiene la mejor delantera del país, nadie lo duda. Y enfrente estará Unión, aún diezmado con jugadores ausentes que resienten el funcionamiento de un equipo limitado.

“Tenemos que tomar envión en este partido para después afrontar el otro, el de la Copa Argentina, que es más importante porque nos permitirá seguir en carrera”, dijo Eduardo Magnín, aunque no le restó trascendencia al partido con Boca. Una cosa es terminar el torneo con un buen resultado ante el campeón y otra cosa es sumar una nueva derrota. Pero la realidad de Unión es lamentable desde lo deportivo, con una sucesión de malos resultados que apuraron la salida de Marini, quien pretendía quedarse para armar el nuevo plantel, pero el presidente Spahn tomó la decisión de despedirlo y arrancar el nuevo torneo con otro entrenador.

¿Qué hará Magnín?, poco y nada se sabe. “Al equipo lo definiremos casi sobre el comienzo del partido”, señaló. Por lo pronto, es muy posible que la idea sea la de parar un 4-4-2 o bien un 4-2-3-1 o un 4-1-4-1. Es decir, poblar un poco más el mediocampo, tratando de apretar la salida de Gago para que no juegue tan libre y que la pelota le llegue lo menos posible a los delanteros, que evidentemente son desequilibrantes y provocadores de situaciones.

¿De Iriondo titular?, es una gran posibilidad. ¿Brítez?, otra vez integra la lista de viajeros pero no se sabe si, en definitiva, será éste el partido elegido para su retorno. Y después, se supone que Villar, Magallán, Acevedo, Gamba, Blasi, Erramuspe y alguno o los dos hermanos Pittón, junto con Castro, podrían integrar la formación titular. Fuente: El Litoral

Con tecnología de Blogger.