"El efecto Madelón"

Unión y Leonardo Madelón van de la mano. Desde que se conocieron hasta hoy existe una relación tan estrecha como apasionada que supera el paso del tiempo y el más recalcitrante “último resultado”.  Es un tipo con título nobiliario si se trata de los colores rojo y blanco. Porque Madelón es prócer en Unión. Es la fórmula del éxito Tatengue con sello indeleble, cosecha 1989.

Nada ni nadie podrán quitar los laureles que juntos, club y protagonista, supieron conseguir; pero entendamos que hoy es otro el desafío. Acaso tanto o más trascendente que lo anteriores. Nada de relatos fantásticos ni mensajes conmovedores; sí el saber que se necesitan uno al otro para seguir escribiendo la historia, ya sin “histeria”, acaso porque se trate de otro momento “fundante” del fútbol profesional Tatengue.

 Conscientes todos de estar inmersos en un club donde el esfuerzo, la intensidad y la dureza son partes de su ADN, llegó la hora del compromiso mayúsculo con fe apostólica por parte de los “arquitectos del nuevo Unión”. Mucho trabajo, sacrificio y sudor. Reforzar. No desfallecer, confiar, superarse, no permitirse decepcionar con “chicanas inútiles”... y seguir reforzando. Honrar la camiseta, esa que él mismo llevó a uno de los momentos de gloria más absolutos y que nadie olvidará, nunca jamás!

Vuelve Leo. Para terminar de plasmar con letra fina aquello que quedó en borrador. Para dar el “salto”, acompañado de decisiones altruistas. El único capaz de espantar los arrebatos fatalistas de un sector de la hinchada. Un tipo con espíritu triunfalista, que únicamente se siente cómodo cuando la exigencia es máxima, porque así lo demostró siempre en la Avenida.

“El efecto Madelón” servirá en principio para aplacar esa teoría del caos instalada en un grupo de Tatengues luego de un oscuro primer semestre de 2017. “Pequeñas acciones pueden ayudar a crear grandes cambios”. Esta idea Física es parte de la lógica dirigencial rojiblanca, que encuentra en el “efecto Madelón”, desde la inclaudicable pertenencia, hasta su indiscutible capacidad para alcanzar un futuro mejor.

El DT ya gestiona un proyecto ambicioso que necesariamente deberá tener una nueva plataforma de despegue. Necesita apoyo y que todos estén alineados con la misma mentalidad ganadora. Pregona con insistencia que hay que abandonar el “conformismo e ir por más grandeza”. El fundamentalista del optimismo contagia épica: Leonardo Carol Madelón, EFECTIVO Y EFECTISTA… un hombre hecho a la medida de Unión! Fuente: LT10


Con tecnología de Blogger.