En lugar de salto, fue "hundimiento" de calidad

Cuando Madelón y Spahn se sentaron hace un año para diagramar la temporada, se hablaba de “salto de calidad” y de darle significación a la Copa Argentina como medio potable de pelear en serio por algo. Se terminaba otro torneo satisfactorio, con jugadores valorizados, clásicos ganados, promedio fortalecido y buenas perspectivas. Al poco tiempo, Madelón se fue dejando una sentencia en aquella carta con la que se despidió de la gente: “Hacer entender a los directivos que no podíamos cometer los errores del pasado, había que armar un equipo competitivo, mejorar socialmente a nivel infraestructura, porque la tarea de mantenerse en Primera luego de ascender debido al injusto sistema de promedios, era más que difícil ya que históricamente para los equipos recién ascendidos fue una misión casi imposible”. Vio que el techo era bajo. No lo dijo, pero lo dejó entrever. Y llegó la apuesta por Juan Pablo Pumpido. A quién le fue muy bien al principio. Y esto confundió a la dirigencia, que no supo fortalecer esa apuesta —arriesgada por tratarse de un técnico joven e inexperimentado— trayendo jugadores que realmente le brinden un respaldo a Pumpido. Peor aún: se dejó ir, a días del inicio del torneo, a un García Guerreño que se extrañó mucho.

Todo lo que vino después se sabe y ya se analizó demasiado. El parangón con el comienzo de la historia sirve para entender el comienzo y el final. Hoy Unión está peor que hace un año, en todo. Se había convertido en el “modelito” de los clubes de Primera, con un entrenador (Madelón) que ante el alejamiento de Troglio (de Gimnasia) y Zielinski (de Belgrano), era el de mayor continuidad en el fútbol argentino. Tenía un plantel más valorizado que ahora, con jugadores que brindaban una expectativa futura muy interesante. ¿Cómo está hoy?:

* 1) Se perdieron posiciones en el promedio.

* 2) Se cayó el nivel y la cotización de los jugadores.

* 3) Tuvo cuatro técnicos en la temporada cuando venía de tres años sin cambio de entrenador.

* 4) A una semana de la vuelta al trabajo es, junto con Talleres, los únicos equipos que no confirmaron entrenador.

* 5) Del “salto de calidad” para el que parecía preparado, se pasó ahora a la necesidad de reforzar un plantel que no dio respuestas en el año. En realidad, el lavado de cara debe ser total.

Paralelo a la llegada del manager (elección que pasó exclusivamente por el presidente), llegó la “limpieza” de la subcomisión de fútbol, lo cual provoca un cimbronazo político interno evidente e indisimulable. Spahn está en su derecho, como máximo directivo, de tomar decisiones. Pero también el momento no es apto para nuevos equívocos. Y en esos desaciertos, él también tuvo mucho que ver.

Unión tiene algunos referentes válidos (Nereo Fernández, Leo Sánchez, Brítez), un delantero al que el bajón futbolístico general lo complicó muchísimo (Soldano), otro que entró en el último año de contrato (Gamba) y un mediocampista que vino de relleno (Magallán) y que terminó demostrando más que muchos otros por los cuales se gastaron tintas y minutos de radio y TV. ¿Qué más?, un grupo de jugadores juveniles que hay que revalorizar. Pero además, la necesidad de traer un entrenador con recorrido y capacidad, más refuerzos que permitan recuperar un nivel futbolístico que, en el momento de pretender el “salto de calidad”, se terminó hundiendo.

¿En qué anda Spahn?

Mientras en Talleres se sigue negociando la continuidad de Darío Kudelka (luego de las reuniones de Fassi, el presidente, con el técnico, ahora se suceden con Pascual Lezcano, el representante), en Unión se empieza a hablar de un “tapado” para hacerse cargo del puesto de entrenador.

“A más tardar a mitad de esta semana debemos tener el técnico en funciones”, señaló una fuente allegada a la dirigencia tatengue.

Por otro lado, Nelson Acevedo, cuyo contrato expiró el viernes, recibiría una oferta para seguir su carrera en Huracán. Otro jugador de Unión que interesa al Globo es Rodrigo Erramuspe, aunque en este caso con contrato vigente con Unión. Fuente: El Litoral


Con tecnología de Blogger.