La actualidad del plantel profesional

El penal que anotó Lucas Gamba en la definición frente a Nueva Chicago, que significó la clasificación a los 16avos de final de la Copa Argentina fue un gran alivio para Unión. No solo por el hecho de haber sorteado una fase donde era casi una obligación hacerlo debido a que su rival era de una categoría inferior, sino también porque se le puso fin a un semestre para el olvido, donde el plantel se deglutió dos cuerpos técnicos (Juan Pablo Pumpido y Pablo Marini) y sumó una pobre cantidad de puntos que lo hacer arrancar obligado en la próxima temporada del fútbol de Primera División, donde habrá otra vez cuatro descensos a la Primera "B" Nacional.

Está claro que la prioridad para los dirigentes hoy es cerrar la llegada del sucesor de Marini, aunque la tarea no es nada sencilla debido a que el principal candidatos como lo era Gustavo Alfaro desechó la oferta y las alternativas que hay para convertirse en nuevo DT no reciben el consenso de la Comisión Directiva.

Pero hay otras cuestiones que resultan vital en el nuevo Unión y tienen que ver con las renovaciones de los contratos de aquellos jugadores que podrían ser útiles en el nuevo proceso futbolístico. A pesar de no haber DT el manager Martín Zucarelli y los dirigentes ya tendrían apuntados a algunos para intentar renovarles sus vínculos y que formen parte del nuevo plantel.

En cuanto al arco se sabe que Nereo Fernández es el titular y que estará en condiciones de ser tenido en cuenta tras la fractura que sufrió en su muñeca izquierda. En tanto, el caso de Matías Castro es más complejo debido a que el uruguayo pretende continuidad y a pesar que Marini en su momento lo había hablado para que continúe su decisión sería cambiar de aire. Entonces la diyuntiva si se va el charrúa sería buscar un golero que llegue para ser suplente o apostar a los juveniles Alan Sosa y Marcos Peano.

En tanto, en la última línea la mayoría de los jugadores serían contados para el próximo proyecto, ya que tienen contrato vigente o pertenecen al club. El único interrogante estaría planteado en Nahuel Zárate, quien en su momento fue pedido por Marini para que continúe en el plantel, aunque se perdió los últimos partidos que disputó el Tate en el semestre y su futuro estaría lejos de Santa Fe.

Por su parte, en la zona de volantes es donde más movimiento habría. A Nelson Acevedo se le terminó su contrato con el club y el Tate tiene una opción que ronda 800.000 dólares, por lo que se intentará negociar un nuevo préstamo con Racing (Chaco es pretendido por Huracán). En tanto, Santiago Magallán terminó su vínculo con el club y se intentará renovárselo. Mientras que Diego Godoy volvería a Rubio Ñu de Paraguay ya que no es tenido en cuenta para el nuevo proyecto; el mismo sería el caso de Martín Rivero. En tanto, con Diego Villar habrá conversaciones para intentar que se quede si es del gusto del nuevo DT y a Mauro Cejas (tiene contrato vigente) se le buscará otro destino.

Mientras que en la zona de delanteros el único jugador al que se le termina su vínculo es a Guido Vadalá, quien no terminó jugando en los últimos partidos por una lesión muscular pero la intención sería que continúe en el club, cuestión que habrá que negociar con Juventus de Italia y Boca.

El equipo que saltaría a la cancha

Si bien todavía no hay un entrenador designado, tomando como referencia los jugadores que más veces jugaron en el torneo pasado y que tienen contrato vigente con la institución, así formaría el Tate si hoy arrancaría el nuevo certamen: Nereo Fernández, Emanuel Britez, Rodrigo Erramuspe, Leonardo Sánchez y Lucas Pruzzo; Lucas Algozino, Manuel De Iriondo, Mauro Pittón y Bruno Pittón; Lucas Gamba y Franco Soldano. Fuente: Diario Uno

Con tecnología de Blogger.