Luis Spahn, en Buenos Aires

Son varios los temas que intentan acelerar los dirigentes rojiblancos en el rubro altas y bajas para el plantel de Leonardo Carol Madelón. Por este motivo es que el presidente Luis Spahn se instaló todo el día de ayer y parte de hoy en Buenos Aires, donde por ejemplo trascendió su reunión con el intermediario Cristian Bragarnik, que a su vez es el representante de Madelón.

Jonathan Bottinelli: es la obsesión de Leo Madelón para un puesto donde está operado Leo Sánchez (un mes y medio afuera como mínimo) y podría irse Rodrigo Erramuspe (ver aparte). La exigencia de quien maneja al zaguero frenó la llegada del ex “2” de Arsenal: pidió que le compren una parte del pase y que le hagan un contrato por tres años. Más allá que viene jugando sin lesiones, Bottinelli tiene 32 años.

Mauro Bogado: Madelón lo quiere y el jugador quiere venir, porque no tiene ganas de seguir en Huracán. El tema es que el club de Parque Patricios le compró el pase cuando lo sacó de San Juan y es demasiado el dinero que pide para cederlo a Unión. Hoy no está caída la chance, pero sí muy complicada.

Fabián Bordagaray: el delantero, que está en Central, es de la Escudería Bragarnik. Si bien Zuccarelli dijo que no estaba en los planes, la realidad es que interesa. Lo que se dice es que el empresario que monopoliza el fútbol argentino “se lo sacaría” a Rosario Central porque los rosarinos nunca pagaron la ficha (se habló de 1.5 millones de dólares en su momento). “Lo fundamental es que el jugador decida en qué club quiera jugar, a partir de allí Central no tiene problemas en sentarse a negociar con el club que está interesado. Sabemos del interés de Unión”, dicen los dirigentes “canallas”.

Con tecnología de Blogger.