Madelón vuelve a estar en la órbita de Unión

La decisión para conocer el nuevo técnico de Unión sumó un día más de espera, a la vez que reflotó un nombre conocido y extraño a la vez.

Por un lado, nadie puede dejar de destacar lo realizado por Leonardo Madelón en su segundo proceso como entrenador del club. Volvió y logró el ascenso a Primera en 2014 con una campaña extraordinaria, siendo el equipo más efectivo en un certamen con múltiples cupos y sin campeón declarado de manera oficial.

En 2015 no tuvo inconvenientes en mantener la categoría, a la vez que en 2016 ganó en un mes dos Clásicos. Allí fue donde se planteó un objetivo superador: ir con todas las energías para hacer historia en la Copa Argentina. Unión había cambiado piezas desde aquel ascenso y se había quedado en su primer intento, con las ganas de jugar un certamen internacional.

Era el momento creía Madelón para sortear obstáculos y de hecho se ilusionó cuando los rojiblancos eliminaron a Estudiantes. Entonces en el camino asomaba River por los cuartos de final pero el sueño se esfumó el 27 de octubre en Mar del Plata.

Abatido, casi sin fuerzas y con una meta a la que no pudo llegar, Madelón resolvió dar un paso al costado y dirigió su último partido el 31 de octubre en la victoria 1-0 ante Sarmiento.

Su despedida fue con una carta que dejó tela para cortar, no solamente agradeció el apoyo a los hinchas por ser parte de un proceso exitoso, sino también hubo críticas a la dirigencia por el famoso salto de calidad que no se pudo cristalizar.

Mientras todos esperaban que Madelón descanso luego de tres años intensos, el 26 de noviembre ya estaba sentado en el banco de Belgrano de Córdoba. Armando Pérez se daba un gusto de llevar a un entrenador que era de su agrado. Indudablemente el proceso en el Pirata fue opaco, con eliminación en Copa Argentina y apenas un triunfo en 8 partidos por el torneo local. El 1 de abril perdió en el Kempes 1-0 ante Colón y horas después dejó de ser el técnico de los Celestes.

Ahora se plantea nuevamente su apellido sobre la Avenida López y Planes. Un apellido que es del agrado del público, pero en el marco de una salida no muy lejana con una herida que parece seguir abierta con muchos dirigentes que siguen al mando del club. Fuente: Diario Uno


Con tecnología de Blogger.