Rodrigo Erramuspe y Unión: una historia a contramano

La historia de Rodrigo Erramuspe es un tanto particular. Tal vez cuando empezaba a tomar protagonismo nuevamente y asemejarse a aquel defensor que le dio resultados a Unión en su primer paso, hoy el futuro de Manzana parece estar en Colombia.

Después de aquel 2011/12 donde llegó seguido al gol (5 gritos en 34 partidos) decidió emigrar y en estos 5 años jugó poco y nada, con rendimientos regulares. Repasemos: fue a Lanús en la temporada 2012/13 pero ni jugó. Entonces el Granate lo liberó para recalar en Huracán. Allí se fue acomodando con el correr de las fechas y terminó siendo uno de los puntales.

Pero no le tocó continuar entonces vino a Rafaela para jugar en Atlético (un gol en 34 cotejos), en ese 2014 decidió regresar al Globo (dos tantos en 24 partidos).

El 2015 fue un año casi perdido en su carrera porque decidió ir a Ecuador para jugar en Liga Deportiva de Quito, aunque casi no pisó la cancha. Y en su vuelta a Lanús tampoco fue tenido en cuenta. Entonces se fue a Tigre pero también estuvo sumerguido en la irregularidad e intrascendencia.

La última temporada regresó a Lanús para pelearla pero Almirón jamás lo tuvo en los planes y precisamente la contratación de Rolando García Guerreño se hizo efectiva, luego de varios días de negociaciones donde no se ponían de acuerdo las partes, Erramuspe decidió iniciar su segundo proceso en Unión.

Aquellas primeras apariciones demostraron que sus partidos en la Reserva del Granate eran insuficientes para estar a la altura de Primera División. La actualidad del equipo no ayudaba con constantes cambios de entrenador, aunque el arribo de Pablo Marini le dio confianza y hasta cortó la sequía sin victorias con un gol de su autoría frente a Newell's.

Erramuspe era uno de los centrales titulares en el esquema de Madelón, pero una cláusula en su contrato para salir al exterior lo pone con las maletas y el pasaporte en mano para tomar esta oferta de Independiente Medellín, que acaba de vender al León de México a Andrés Mosquera Guardia.

Se comienza a plantear un serio problema pues los días transcurren y el Tate queda, si de calidad se trata, con jugadores en la zaga central. Hay canteras que pueden dar una mano pero el mismo Madelón sabe que un inicio con el pie izquierdo puede hipotecar aún más su promedio en una temporada que tendrá múltiples descensos. Fuente: Diario Uno

Con tecnología de Blogger.