Busca recuperar la emoción máxima del fútbol

Para ganar partidos hay que convertir goles y si son propiedad de los delanteros mucho mejor. Está claro que en el armado del equipo, las prioridades de Madelón pasan por nutrirse de zagueros centrales (ya llegó Bottinelli) y sumar un par de jugadores de jerarquía adelante.

El déficit del equipo que armó Madelón la temporada pasada pero solamente dirigió 8 partidos (11 puntos obtenidos con 45,83%) fue la efectividad ofensiva. Unión terminó como el quinto peor equipo a la hora de convertir, con apenas 25 gritos desparramados en 18 compromisos, detrás de Aldosivi (15), Quilmes (18), Belgrano (21) y Huracán (23).

De los seis jugadores utilizados (Andereggen, Anselmo, Carando, Gamba, Soldano y Vadalá), hay cuatro que siguen pero con algunas salvedades: el DT utiliza al mendocino Gamba más retrasado y directamente Anselmo no entra en consideración, con lo cual están negociando su salida.

Entonces contar con Soldano es lo único que tiene a mano Unión cuando la cuenta regresiva entra en su parte final rumbo al inicio del campeonato de Primera División.

Mejorar el primer semestre

En lo que va de 2016, Unión jugó 17 partidos oficiales entre torneo local y Copa Argentina. Apenas pudo marcar 10 goles (uno en contra), 6 fueron en dos partidos y 4 en los restantes. Lucas Gamba anotó 3 veces, Franco Soldano 2 y el resto de dividió entre defensores y volantes.

Por eso esta imperiosa necesidad de traer futbolistas que lleguen, se pongan la camiseta y rindan. Es probable que el equipo pueda tener llegada al área adversaria con jugadores como Zabala y Aquino, pero esa referencia ofensiva aún Unión no la tiene.

Seguramente el viaje de Madelón a Buenos Aires es para finiquitar alguna operación que sepulten nombres como los de Fabián Bordagaray, Claudio Bieler, Lucas Viatri o Mauricio Affonso, algunos de los tantos que sonaron en este mercado de pases. Fuente: Diario Uno

Con tecnología de Blogger.