Fox y Turner intentarán controlar las pantallas truchas

Solamente se podrá ver fútbol a cambio del abono al paquete completo al sistema de cable, sin innovaciones. Intentarán controlar el “rebusque” en internet cerrando cuentas de redes sociales que pasen partidos.

Aunque parezca una propuesta imposible de llevar adelante, los dueños de los derechos televisivos del fútbol -FOX y Turner-, encontraron la manera de explicar sin comunicado oficial alguno su declaración de guerra contra el streaming.

Instalaron que cerrarán las cuentas de aquellos usuarios que ofrezcan contenidos audiovisuales de partidos de Superliga, además de recordarles a los clubes que tampoco pueden difundir si quiera los goles, por más que sean de su propio equipo.

¿Podrán hacerlo? En parte sí, pero no del todo. Será como sacar el agua del Titanic a baldazos.

Fox y Turner tienen derecho a exigirlo y cuentan con herramientas: YouTube saca del aire cualquier emisión si alguien presiona un botón reclamando los derechos. Técnicamente pueden encontrar entre todas las transmisiones del mundo cuál le corresponde, pero si quien las sube invierte la imagen, el rastreador pasa de largo.

¿Y si cualquier simpatizante resuelve transmitir en vivo desde la platea a través de YouTube, Facebook, Twitter, Instagram u otra plataforma? Por cuestiones comerciales no puede, pero hasta que la empresa televisiva lo encuentre el partido habrá terminado.

La detección es siempre por duplicación de contenido y una transmisión hecha en cancha -no la de la pantalla- por un usuario es casi imposible de rastrear. Y si fuese posible y logran cerrar la cuenta, en tres minutos cualquiera es capaz de crear otra.

Si en lugar de obligar a los interesados a pagar un paquete por todos los partidos de primera, ofrecieran comprarlos de a uno para verlo vía streaming en una tablet, teléfono o computadora al equivalente a un dólar -a ese precio se pueden comprar canciones o “alquilar” películas on line-, probablemente Fox y Turner no tendrían que salir a cazar transmisiones informales.

Con tecnología de Blogger.