Gómez: "Los consejos me caen bien, ya que me ayuda mucho"

Mariano Gómez, el juvenil defensor tatengue de 18 años, oriundo de Esperanza, visitó los estudios de FM "X" (103.5) para hablar con el programa oficial del club "La Vida Color de Unión".

El marcador central, que fue al banco de los suplentes ante Lanús, hizo su carta de presentación de la siguiente manera: "Comencé jugando de cinco, vine a Unión y me pasaron de central. En los partidos de inferiores de AFA también jugué de cinco, ante Racing por ejemplo cuando perdíamos me mandaron a cabecear debido a la altura. Estoy afianzado en defensa, aunque también si se me presenta la oportunidad de jugar como volante central lo haría sin problemas".

Y contó: "Fui al banco ante Huracán de Villa Ocampo y ante Central en Rosario. En el primer partido de Copa Argentina cumplieron con el rito de raparme Lucas Gamba, Franco Soldano y Manuel De Iriondo, no pude hacer nada (risas). En la concentración, después de cenar me agarraron. Lo esperaba pero como no estaban Britez y Nereo creí que podía zafar. Me calleron los tres a la pieza, con la maquinita de cortar el pelo y me hicieron un desastre. Tuve que esperar hasta el otro día al mediodía para emparejarme un poco".

En otra parte de la charla, dijo: "Desde chico me traía mi papá o los padres de otros compañeros de Esperanza, hasta que me dieron la pensión. No es fácil vivir en la pensión, pero una vez que te acostumbrás tus compañeros son como hermanos, al igual que con los cocineros o la gente que trabaja ahí que pasa a formar parte de tu familia. Se extraña a la familia y los amigos, son cosas que se pierden, pero todo sea por un futuro".

En cuanto a cómo hizo con su escolaridad, manifestó: "Los años que viajé estudiaba en Esperanza, en el turno mañana. A la tardecita llegaba muy cansado, pero estudiaba. Cuando me vine a vivir a Santa Fe arranqué a estudiar en el Comercial Nocturno, como todos los chicos de la pensión.

Sobre cómo cayó la derrota ante Morón, contó: "Nos cayó muy mal, no lo esperábamos. Son rivales de otra categoría y los penales son así, acertás o perdés. Madelón les dio toda la confianza a los chicos, se habían practicado penales. No sé si es suerte o qué, pero ellos fueron los que pasaron".

Luego, se refirió a los objetivos que se traza el equipo, y expresó: "El objetivo es terminar bien el año, ya que la gente siempre se acuerda de lo último. Por eso queremos terminar de la mejor manera para el otro año arrancar bien y pelear bien arriba. El parate sirve para corregir y mejorar varias cosas".

En referencia a la derrota ante Lanús, opinó: "Se arrancó bien, un gran partido, con todos concentrados y atentos. Se preveía que algo podía llegar a pasar con el árbitro Pompei. No se le puede echar la culpa pero nosotros hicimos un gran partido, pero se pagaron muy caro los errores".

"Los consejos me caen bien, ya que me ayuda mucho. Me gusta que me corrigan y me aconsejan. Hablo mucho con Yeimar Gómez Andrade, quien me corrige mucho y me ayuda. Tiene muy buena onda, nos ayuda, es de hablar mucho. Bottinelli también cayó muy bien en el plantel, es líder, muy positivo. Fuente: LT10

Con tecnología de Blogger.