Yémar Gómez Andrade tiene 4 amarillas, si llega a la quinta, ¿está listo Leonardo Sánchez?

Por las dos derrotas consecutivas, una en tanda de penales y otra en los 90 minutos, y por la seguidilla de lesionados, todos afirman en el mundo Unión que el parate por las elecciones del domingo le vino muy bien a Leonardo Madelón. Es más, el entrenador comenzó a recibir buenas noticias: lo tendrá con seguridad a Nereo Fernández, deberá esperar por otros dos jugadores (Emanuel Brítez y Claudio Aquino) e incluso muchos se animan a preguntar por Leonardo Sánchez, acaso porque se acumularon cuatro tarjetas amarillas con el colombiano.

Yeimar Gómez Andrade, de muy buen rendimiento en la cueva como socio de Bottinelli en estas primeras fechas, llegará “colgado” con cuatro amarillas al partido contra Godoy Cruz Antonio Tomba, el próximo sábado 28 de Octubre en el césped del estadio "15 de Abril".

Cuando muchos advirtieron ese dato, se preguntaron automáticamente por Leo Sánchez, un jugador que mientras jugó, dejó regado con sudor el campo y muy buenas actuaciones con la rojiblanca a bastones. Si bien su recuperación marcha firme, no está todavía “Palmera” en el radar de Leo Madelón, porque la idea es que se puede recuperar al ciento por ciento.

Hay que recordar que en los últimos días del mes de julio, Leo Sánchez fue intervenido por una ruptura meniscal en cuerno posterior del menisco interno con compromiso cartilaginoso femolar. Desde ese momento, llegaron los días de reposo y recuperación. Empezó a trotar, subió cargas, va calentando de a poco sus motores.

Desde que Leonardo Carol Madelón lo eligió, en su primera llegada, Leo Sánchez fue clave para cada grupo que integró en Unión. Su salida al fútbol suizo (fue una mala experiencia en todo sentido, jugó poco y no le cumplieron la palabra) marcó un antes y un después. Y para colmo, al volver a Unión, lo de esa maldita lesión y posterior operación.

Si está en condiciones físicas ideales, Leo Sánchez vendría a transformarse en un “nuevo refuerzo” para Madelón, pero nadie quiere apurarse ni apurarlo a “Palmera” en su puesta a punto final.

Por estos días, se lo exige a fondo desde lo físico, pero lejos está el cuevero de tocar la pelotita. “Lo vamos a llevar de a poco, le va a faltar mucho fútbol y quizás llegamos hasta diciembre con su recuperación”, afirman en el Mundo Unión.

Así las cosas, si Yeimar llega al límite de amarillas o le pasa algo a Bottinelli, hay que mirar las opciones que fueron al banco en estas primeras fechas de la Superliga. O apostar algún cambio de piezas, como por ejemplo Emma Brítez en la zaga. Por ahora, a Leo Sánchez le falta un montón. A pesar de que lo peor, en principio, ya quedó atrás: está sano, pero sin fútbol. Fuente: El Litoral

Con tecnología de Blogger.