¿Dónde radica el secreto de la gran campaña de Unión?

Una vez que Leonardo Madelón desembarcó en Unión el diagnóstico fue que entre otras posiciones la que ameritaba sumar refuerzos era la zona defensiva. Esto sin contar que luego Leonardo Sánchez debió someterse a una operación de rodilla, mientras que Rodrigo Erramuspe decidió hacer uso de la cláusula de salida para emigrar al Independiente Medellín.

El entrenador probó con Emanuel Britez en la posición de primer marcador central, experimento que dejó muchas más dudas que certezas, ya que cometió errores puntuales frente a Rosario Central, en el Gigante de Arroyito y en el 15 de Abril, que le valieron al Tatengue la eliminación de la Copa Santa Fe.
Mientras tanto Madelón apuntó a Lucas Aveldaño, a quien conocía se su fugaz paso por Belgrano de Córdoba. Sin embargo, el exjugador de Atlético de Rafaela fue tentado por una oferta del exterior y emigró al Club Deportivo Tenerife de la Segunda División de la Liga de España.

Pero el DT empezó a insistir con otro nombre. Se trata de Jonathan Bottinelli, cuyo nombre no generaba demasiadas expectativas producto de que venía de protagonizar una pobre temporada con Arsenal de Sarandí, que se salvó del descenso en las últimas fechas del campeonato 2016/2017.

Botti no daba el sí, aunque se sabía que se trataba de un jugador por el cual había que hacer una importante erogación de dinero. El defensor especuló con algunas ofertas del exterior y luego de varias idas y vueltas se decidió. De esta manera, arregló con la entidad de la Avenida por una temporada.

Pero faltaba otro defensor para terminar de potenciar la defensa, ya que Agustín Sandona se quedó con el pase en su poder. Por lo tanto, se apostó a Yeimar Gómez Andrade, el colombiano que venía de actuar en Independiente Rivadavia de Mendoza con buen suceso.

Sin embargo, el defensor cafetero era mirado un poco de reojo ya que en sus anteriores pasos por Primera División, en Rosario Central y Arsenal de Sarandí, no había dejado buenas sensaciones.
Ambos saltaron al campo de juego de Arsenal de Sarandí para jugar el primer partido de la temporada ante Lanús, por la Copa Argentina, donde desarrollaron un gran partido, se mostraron sólidos y fueron de los puntos más altos del equipo en la gran victoria por 2 a 1.

Desde allí jugaron juntos todos los partidos que el Tatengue lleva en la temporada, contando a la Copa Argentina. A medida que pasan los partidos se los nota más afianzados y sin dudas que se muestran como una de las zonas más firmes y afianzadas del equipo. Incluso en los primeros encuentros se destacaba la actuación de Bottinelli, mientras que también se valoraba cómo se complementaba y contagiaba Gómez Andrade.

Pero al llegar al partido con Vélez la dupla de marcadores centrales se perfeccionó de tal modo que en varios de los últimos partidos fue más Gómez Andrade que Bottinelli el que se destacó. Es más, la evolución del colombiano fue tal que se lo nota más tranquilo y confiado con la pelota. Hace la simple cuando la situación lo amerita, mientras que intenta salir jugando con un compañero cuando se da la ocasión.

Un dato certero y ejemplificador del gran momento defensivo que está pasando el equipo se puede reducir a los números, ya que Unión y San Lorenzo tienen la valla menos vencida después de la de Boca, el cómodo puntero que tiene la Superliga.

El Xeneize tiene solamente dos goles en contra, mientras que el Tatengue y el Ciclón lo siguen con cuatro. Con cinco goles en contra se encuentran Talleres y Newell's, en tanto que Colón, Banfield e Independiente fueron a buscar la pelota al fondo de su propio arco en seis oportunidades.

Vale recordar que en el anterior torneo (2016/2017), Unión terminó con 39 goles en contra en 30 fechas. Fueron 14 en la primera parte del torneo (14 partidos) y 25 en la segunda parte (16 partidos). Fuente: Diario Uno

Con tecnología de Blogger.